Isaías 38

1En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él el profeta Isaías, hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Pon tu casa en orden, porque morirás, y no vivirás. 2Entonces Ezequías volvió su rostro a la pared, e hizo oración a Jehová. 3Y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro. 4Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: 5Ve, y di a Ezequías: Jehová Dios de David tu padre dice así: He oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años. 6Y te libraré, y a esta ciudad, de mano del rey de Asiria; y a esta ciudad ampararé. 7Y esto te será señal de parte de Jehová, que Jehová hará esto que ha dicho: 8He aquí que yo haré retroceder la sombra de los grados, que ha descendido por el sol en el reloj de Acaz, diez grados. Y el sol retrocedió diez grados atrás, por los cuales había ya descendido. 9Escritura de Ezequías rey de Judá, de cuando enfermó y fue sanado de su enfermedad. 10Yo dije: En el medio de mis días iré a las puertas del sepulcro: Privado soy del resto de mis años. 11Dije: No veré a JAH, a JAH en la tierra de los vivientes: Ya no veré más hombre con los moradores del mundo. 12Mi morada ha sido movida y traspasada de mí, como tienda de pastor. Como el tejedor corté mi vida; me cortará con la enfermedad; me consumirás entre el día y la noche. 13Contaba yo hasta la mañana. Como un león molió todos mis huesos: De la mañana a la noche me acabarás. 14Como la grulla y como la golondrina me quejaba; Gemía como la paloma; mis ojos se cansaron de mirar hacia arriba: Jehová, violencia padezco; fortaléceme. 15¿Qué diré? El que me lo dijo, Él mismo lo ha hecho. Andaré humildemente en la amargura de mi alma, todos mis años. 16Oh Señor, por estas cosas el hombre vive, y en todas estas cosas está la vida de mi espíritu; Tú pues, me restablecerás, y harás que yo viva. 17He aquí amargura grande me sobrevino en la paz; pero por amor a mi alma tú la libraste del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados. 18Porque el sepulcro no te exaltará, ni te alabará la muerte; ni los que descienden a la fosa esperarán tu verdad. 19El que vive, el que vive, éste te alabará, como yo hoy: El padre dará a conocer tu verdad a sus hijos. 20Jehová estaba listo para salvarme; por tanto cantaremos mis cantos en la casa de Jehová todos los días de nuestra vida. 21Y había dicho Isaías: Tomen masa de higos, y pónganla en la llaga, y sanará. 22También había dicho Ezequías: ¿Qué señal tendré de que subiré a la casa de Jehová?

will be added

X\