Salmos 31

1En ti, oh SEÑOR, me refugio; jamás sea yo avergonzado; líbrame en tu justicia. 2Inclina a mí tu oído, rescátame pronto; sé para mí roca fuerte, fortaleza para salvarme. 3Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, y por amor de tu nombre me conducirás y me guiarás. 4Me sacarás de la red que en secreto me han tendido; porque tú eres mi refugio. 5En tu mano encomiendo mi espíritu; tú me has redimido, oh SEÑOR, Dios de verdad. 6Aborrezco a los que confían en ídolos vanos; mas yo confío en el SEÑOR. 7Me gozaré y me alegraré en tu misericordia, porque tú has visto mi aflicción; has conocido las angustias de mi alma, 8y no me has entregado en manos del enemigo; tú has puesto mis pies en lugar espacioso. 9Ten piedad de mí, oh SEÑOR, porque estoy en angustia; se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mis entrañas. 10Pues mi vida se gasta en tristeza, y mis años en suspiros; mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad, y se ha consumido mi cuerpo . 11A causa de todos mis adversarios, he llegado a ser objeto de oprobio, especialmente para mis vecinos, y causa de espanto para mis conocidos; los que me ven en la calle huyen de mí. 12Como un muerto soy olvidado, sin ser recordado, soy semejante a un vaso roto. 13Porque he oído la calumnia de muchos, el terror está por todas partes; mientras traman juntos contra mí, planean quitarme la vida. 14Pero yo, oh SEÑOR, en ti confío; digo: Tú eres mi Dios. 15En tu mano están mis años ; líbrame de la mano de mis enemigos, y de los que me persiguen. 16Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; sálvame en tu misericordia. 17Oh SEÑOR, no sea yo avergonzado, porque a ti clamo; sean avergonzados los impíos; que desciendan en silencio al Seol. 18Enmudezcan los labios mentirosos, que arrogantes hablan contra el justo con soberbia y desprecio. 19¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has obrado para los que en ti se refugian, delante de los hijos de los hombres! 20De las conspiraciones de los hombres tú los escondes en lo secreto de tu presencia; en un refugio los pondrás a cubierto de los enredos de las lenguas. 21Bendito sea el SEÑOR, porque ha hecho maravillosa su misericordia para mí en ciudad asediada. 22Y yo alarmado, decía: ¡Cortado soy de delante de tus ojos! Empero tú oíste la voz de mis súplicas cuando a ti clamaba. 23¡Amad al SEÑOR, todos sus santos! El SEÑOR preserva a los fieles, y retribuye plenamente a los que obran con soberbia. 24Esforzaos, y aliéntese vuestro corazón, todos vosotros que esperáis en el SEÑOR.

will be added

X\