Job 4

1Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo: 2Si alguien osara hablarte, ¿te pondrías impaciente? Pero ¿quién puede abstenerse de hablar? 3He aquí, tú has exhortado a muchos, y las manos débiles has fortalecido. 4Al que tropezaba tus palabras han levantado, y las rodillas débiles has robustecido. 5Pero ahora que te ha llegado a ti, te impacientas; te toca a ti, y te desalientas. 6¿No es tu temor a Dios tu confianza, y la integridad de tus caminos tu esperanza? 7Recuerda ahora, ¿quién siendo inocente ha perecido jamás? ¿O dónde han sido destruidos los rectos? 8Por lo que yo he visto, los que aran iniquidad y los que siembran aflicción, eso siegan. 9Por el aliento de Dios perecen, y por la explosión de su ira son consumidos. 10El rugido del león, el bramido de la fiera y los dientes de los leoncillos son quebrantados. 11El león perece por falta de presa, y los cachorros de la leona se dispersan. 12Una palabra me fue traída furtivamente, y mi oído percibió un susurro de ella. 13Entre pensamientos inquietantes de visiones nocturnas, cuando el sueño profundo cae sobre los hombres, 14me sobrevino un espanto, un temblor que hizo estremecer todos mis huesos. 15Entonces un espíritu pasó cerca de mi rostro, y el pelo de mi piel se erizó. 16Algo se detuvo, pero no pude reconocer su aspecto; una figura estaba delante de mis ojos, hubo silencio, después oí una voz: 17“¿Es el mortal justo delante de Dios? ¿Es el hombre puro delante de su Hacedor? 18“Dios no confía ni aún en sus propios siervos; y a sus ángeles atribuye errores. 19“¡Cuánto más a los que habitan en casas de barro, cuyos cimientos están en el polvo, que son aplastados como la polilla! 20“Entre la mañana y la tarde son hechos pedazos; sin que nadie se dé cuenta, perecen para siempre. 21“¿No les es arrancada la cuerda de su tienda? Mueren, mas sin sabiduría.”

will be added

X\