1 Timoteo 2

1Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; 2por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. 3Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. 5Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, 6quien se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo. 7Y para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo la verdad en Cristo, no miento) como maestro de los gentiles en fe y verdad. 8Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones. 9Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos; 10sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad. 11Que la mujer aprenda calladamente, con toda obediencia. 12Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada. 13Porque Adán fue creado primero, después Eva. 14Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en transgresión. 15Pero se salvará engendrando hijos, si permanece en fe, amor y santidad, con modestia.

will be added

X\