Zacarías 4

1Regresó el ángel que hablaba conmigo y me despertó como se despierta a uno de su sueño. 2Y me dijo: –¿Qué ves? Respondí: –Veo un candelabro todo de oro con un recipiente para el aceite arriba y siete lámparas con siete conductos para las lámparas; 3junto a él hay dos olivos, uno a la derecha y otro a la izquierda. 4Entonces le pregunté al ángel que hablaba conmigo: –¿Qué es esto, Señor? 5El ángel me contestó: –¿No sabes qué es esto? Respondí: –No, Señor. 6- 10Y el ángel me dijo: –Esas siete lámparas representan los ojos del Señor, que recorren toda la tierra. Le pregunté otra vez al ángel: –¿Y aquellos dos olivos a la derecha y a la izquierda del candelabro? Y le hice todavía otra pregunta: ¿Y las dos ramas de olivo que por los conductos de oro derraman su aceite dorado? El me respondió: –¿No sabes qué es esto? Le contesté: –No, Señor. El ángel me dijo: –Son los dos ungidos que están ante el Dueño de toda la tierra. Esto dice el Señor a Zorobabel: Ni el valor ni la violencia cuentan, sino mi espíritu, dice el Señor todopoderoso. ¿Qué eres tú, inmensa montaña de escombros? Para Zorobabel eres un llano de donde él ha sacado la piedra principal mientras el pueblo aclamaba: «¡Qué hermosa es! ¡Qué hermosa!» Y recibí esta palabra del Señor: Zorobabel puso los cimientos de este templo y él mismo lo terminará. Y reconocerán que el Señor todopoderoso me ha enviado a ustedes. Aquel que se burlaba de los modestos comienzos, se alegrará ahora al ver cómo Zorobabel ha dado remate a las obras.

will be added

X\