Zacarías 10

1Pidan al Señor la lluvia de primavera. El Señor es quien provoca la tormenta, hace llover en abundancia y da pan al hombre y hierba al campo. 2Los ídolos, en cambio, dan respuestas vacías, los adivinos sólo ven mentiras, los soñadores pronuncian palabras sin sentido y dan falsos consuelos. Por eso andan los israelitas como un rebaño errante, afligidos por falta de pastor. 3Se enciende mi furor contra los pastores, voy a castigar a los chivos. El Señor todopoderoso va a visitar su rebaño, el pueblo de Judá, y va a hacer de él su caballo preferido en la batalla. 4De Judá saldrán la piedra angular, la estaca de la tienda, el arco de la guerra y todos los jefes. 5Serán como valientes guerreros y combatirán juntos pisando el barro de las calles; lucharán con bravura, porque el Señor está con ellos, y los jinetes enemigos quedarán cubiertos de vergüenza. 6Fortaleceré a Judá y salvaré a los descendientes de José. Los devolveré a su patria porque tengo compasión de ellos; será como si no los hubiera rechazado jamás, porque yo soy el Señor su Dios que los escucha. 7Efraín será como un valiente guerrero; su corazón se alegrará como con el vino, también sus hijos se alegrarán al verlo y su corazón se regocijará en el Señor. 8Daré un silbido y los reuniré, porque los he rescatado y serán tan numerosos como antes. 9Aunque yo los he dispersado entre las naciones, se acordarán de mí aun estando lejos, criarán hijos y regresarán. 10Los haré regresar de Egipto, los traeré de Asiria, los conduciré a Galaad y al Líbano, y ni siquiera así habrá sitio suficiente. 11Atravesarán el mar de Egipto, heriré las olas del mar y el Nilo quedará totalmente seco. Acabaré con la soberbia de Asiria y arrebataré el cetro de Egipto. 12Pondrán su fuerza en el Señor y en su nombre caminarán. Oráculo del Señor.

will be added

X\