Sabiduría 5

1Entonces el justo estará de pie con gran seguridad frente a quienes le causaron sufrimientos y despreciaron sus esfuerzos. 2Al verlo temblarán de miedo, y quedarán desconcertados ante su inesperada salvación. 3Con el espíritu lleno de angustia y arrepentidos, se dirán: 4«Este es el que antes poníamos en ridículo y hacíamos objeto de nuestra burla. Necios nosotros, que tuvimos su vida por locura y consideramos su final una deshonra. 5Ahora ha sido incluido entre los hijos de Dios, y comparte la suerte de los santos. 6Nosotros nos extraviamos del camino de la verdad, la luz de la justicia no nos alumbró, y el sol no salió para nosotros. 7Anduvimos por caminos de maldad y de perdición, atravesamos desiertos sin senderos y no quisimos seguir el camino del Señor. 8¿De qué nos ha servido nuestro orgullo? ¿Qué hemos sacado de las riquezas en las que habíamos puesto nuestra confianza? 9Todo eso pasó como una sombra, como un rumor fugaz; 10como barco que navega por aguas agitadas, que no deja huella perceptible, ni señales de su paso entre las olas. 11O como ave que con su vuelo cruza por los aires, sin dejar huella alguna de su paso: azota la brisa leve con su aleteo, corta el aire con un agudo silbido, y se abre camino agitando sus alas, sin que después quede rastro de su paso. 12O como una flecha lanzada hacia el blanco, cuyo surco en el aire inmediatamente se cierra, haciendo irreconocible su camino. 13Así nosotros: apenas nacidos, desaparecemos sin dejar rastro de alguna virtud que poder mostrar; nos consumimos por nuestra propia maldad». 14Sí, la esperanza del impío es como brizna llevada por el viento, como espuma ligera a merced del huracán, como humo que disipa el viento, como el recuerdo pasajero del huésped de una noche. 15Pero los justos viven para siempre, el Señor los recompensará y el Altísimo cuidará de ellos. 16Por eso conseguirán la corona espléndida de la gloria y una hermosa diadema de parte del Señor. Porque con su mano él los protegerá, y con su brazo los defenderá. 17Tomará su celo como armadura, y será la creación su arma para castigar a sus enemigos. 18Como coraza se pondrá la justicia, y el juicio sincero como casco; 19como defensa tomará su santidad invencible; 20afilará como espada su ira incontenible, y el universo luchará junto a él contra los necios. 21Los rayos partirán como flechas certeras desde las nubes, como de un arco bien tensado, volarán hacia el blanco; 22una catapulta lanzará una furiosa granizada. Las aguas del mar se embravecerán contra ellos, y los ríos los inundarán sin piedad. 23Un viento poderoso embestirá contra ellos, y los barrerá como un huracán. Y así la iniquidad invadirá la tierra entera, y la maldad derribará los tronos de los poderosos.

will be added

X\