Sabiduría 3

1Sin embargo, las almas de los justos están en manos de Dios, y ningún tormento los alcanzará. 2Los necios piensan que los justos están muertos, su final les parece una desgracia, 3y su salida de entre nosotros, un desastre; pero ellos están en paz. 4Aunque a juicio de los hombres han sufrido un castigo, su esperanza estaba llena de inmortalidad; 5por una leve corrección recibirán grandes bienes, porque Dios los puso a prueba y los encontró dignos de él. 6Los probó como oro en el crisol y los aceptó como sacrificio de holocausto. 7En el juicio de Dios aparecerá su resplandor, y se propagarán como chispas en un rastrojo. 8Dominarán sobre naciones, gobernarán pueblos, y su Señor reinará sobre ellos para siempre. 9Los que ponen en él su confianza comprenderán la verdad, y los fieles permanecerán junto a él en el amor, pues la gracia y la misericordia son para sus elegidos. 10Los malvados, en cambio, serán castigados por sus pensamientos, porque despreciaron al justo y se apartaron del Señor. 11Desgraciado el que desprecia la sabiduría y la instrucción; vana es su esperanza, estéril su esfuerzo, inútiles sus obras. 12Sus mujeres son necias, depravados sus hijos, y maldita su descendencia. 13Dichosa la mujer estéril que es intachable, en cuyo lecho no se cometió ningún pecado: obtendrá su recompensa en el momento del juicio. 14Dichoso también el eunuco que no practicó el mal, ni tuvo malos pensamientos contra el Señor; recibirá una gracia especial por su fidelidad, y un puesto envidiable en el templo del Señor. 15Porque el fruto del buen trabajo da honra, y la raíz de la prudencia nunca se seca. 16Pero los hijos de los adúlteros no llegarán a la madurez, la descendencia producto del pecado desaparecerá. 17Aunque vivan largos años, serán tenidos en nada, y al final su vejez será deshonrosa. 18Si mueren pronto, no tendrán esperanza ni consuelo en el día del juicio, 19pues la raza de los malvados acaba mal.


Copyright
Learn More

will be added

X\