Sabiduría 10

1Ella fue la que guardó al padre del mundo, el primer hombre, cuando él era la única criatura; lo levantó de su caída 2y le dio poder para dominar todas las cosas. 3Cuando el malvado Caín se apartó de ella, pereció a causa de su odio fratricida. 4Cuando por culpa de él la tierra fue inundada, la sabiduría la salvó de nuevo, llevando al justo Noé en una frágil embarcación. 5Y, cuando fueron confundidas las naciones por su maldad, ella se fijó en el justo Abrahán, lo guardó irreprochable en presencia de Dios y lo sostuvo firme por encima del amor que sentía por su hijo. 6Cuando llegó la destrucción de los impíos, ella salvó al justo Lot, que huía del fuego caído sobre las cinco ciudades; 7de su maldad es aún testigo una tierra desolada y humeante, y plantas con frutos que no llegan a madurar; y como recuerdo de alguien que no creyó se levanta allí una estatua de sal. 8Por apartarse de la senda de la sabiduría, no sólo sufrieron el perjuicio de ignorar el bien, sino que dejaron a los vivientes un recuerdo de su estupidez, para que sus pecados no quedaran ocultos. 9La sabiduría, sin embargo, libró de fatigas a sus servidores. 10Al justo Jacob que huía de la ira de su hermano ella lo guió por senderos rectos, le mostró la soberanía divina y le dio la ciencia de las cosas santas; le dio prosperidad en sus fatigas y éxito en sus trabajos; 11lo asistió contra la avaricia de sus opresores y lo colmó de riquezas; 12lo guardó contra sus enemigos, lo protegió de los que lo acechaban y, después de un duro combate, le otorgó la victoria, para hacerle ver que la piedad es más poderosa que todo. 13Tampoco desamparó al justo José cuando fue vendido, sino que lo libró de caer en pecado; 14bajó con él a la prisión y no lo abandonó entre las cadenas; le concedió autoridad real y le dio poder sobre sus opresores; desenmascaró la mentira de sus calumniadores y le otorgó una gloria eterna. 15Ella fue quien libró de una nación opresora al pueblo santo, a la raza sin tacha. 16Entró en el alma de Moisés, siervo del Señor, el cual con prodigios y señales hizo frente a reyes temibles. 17Recompensó los esfuerzos de sus fieles, los guió por un camino lleno de prodigios, y fue para ellos sombra durante el día y luz de estrellas por la noche. 18Les abrió un paso a través del mar Rojo, los guió entre aguas abundantes. 19Sumergió a sus enemigos, y luego los lanzó a borbotones desde el fondo del abismo. 20Por eso los justos despojaron a los impíos, celebraron, Señor, tu nombre santo y alabaron a coro tu brazo vencedor; 21porque la sabiduría abrió la boca de los mudos y soltó la lengua de los pequeños.

will be added

X\