Tobías 7

1Al llegar a Ecbatana, dijo Tobías: –Hermano Azarías, llévame en seguida a casa de Ragüel, nuestro hermano. El lo llevó a casa de Ragüel. Lo encontraron sentado junto a la puerta de su patio. Lo saludaron y él les respondió: –Les deseo mucha felicidad. Sean bienvenidos. Espero que estén bien. Y los hizo entrar en su casa. 2Entonces le dijo a Edna, su mujer: –¡Cómo se parece este jovencito a Tobit, mi pariente! 3Edna les preguntó: –¿De dónde son, hermanos? Le contestaron: –Somos de la tribu de Neftalí, de los que están desterrados en Nínive. 4Ella dijo: –¿Conocen a Tobit, nuestro pariente? Ellos respondieron: –Sí que lo conocemos. Y continuó: –¿Está bien? 5Le contestaron: –Sí, vive y está bien. Y Tobías añadió: –Es mi padre. 6Ragüel se levantó de un salto, lo besó y sollozando le dijo: –Bendito seas, hijo mío, tienes un padre bueno y honrado. ¡Qué pena que un hombre tan honrado y tan caritativo se haya quedado ciego! Y abrazando a su pariente Tobías, se puso a llorar. 7Edna, su mujer, también se emocionó y lloraba junto con Sara, su hija. 8Mataron un cordero y los hospedaron con toda cordialidad. 9Después de lavarse y bañarse, se sentaron a la mesa para cenar. Tobías dijo a Rafael: –Hermano Azarías, dile a Ragüel que me dé por esposa a Sara, mi pariente. 10Ragüel oyó lo que decía y le dijo al muchacho: –Come y bebe y pasa agradablemente esta noche, ya que nadie tiene más derecho que tú, hermano mío, a casarse con Sara, mi hija. Yo no puedo dársela a otro hombre fuera de ti, pues eres mi pariente más cercano. Pero tengo que decirte la verdad. 11Se la he dado a siete hombres de nuestra familia y todos murieron la noche de bodas. Ahora, hijo, come y bebe, que Dios cuidará de ustedes. 12Pero Tobías insistió: –No comeré ni beberé hasta que no hayas decidido este asunto. Ragüel le dijo: –Bien; te la doy por esposa según lo prescrito en la ley de Moisés, pues Dios mismo manda que te sea dada. Hazte cargo de ella. Desde hoy mismo serán marido y mujer. Que el Señor del cielo los asista esta noche, hijo, y les conceda amor y paz. 13Ragüel llamó a su hija Sara, la tomó de la mano y se la entregó a Tobías, diciendo: –Hazte cargo de ella, según lo prescrito en la ley de Moisés, que manda que te sea entregada por esposa. Tómala y llévatela con salud a casa de tu padre. Que el Dios del cielo los llene de paz. 14Llamó a la madre y le pidió un pliego en el que escribió el contrato matrimonial, según el cual se la entregaba a Tobías como esposa conforme a lo mandado en la ley de Moisés. Lo sellaron y después se pusieron a comer y a beber. 15Ragüel llamó a Edna, su mujer, y le dijo: –Prepara el otro dormitorio y lleva allí a Sara. 16Ella fue e hizo la cama como le había dicho su marido. Llevó allí a Sara y lloró por ella. Luego, conteniendo las lágrimas, le dijo: 17–¡Animo, hija! Que el Señor del cielo cambie tu tristeza en alegría. ¡Animo, hija! Y se fue.

will be added

X\