Eclesiástico 5

1No pongas la confianza en tus riquezas, ni digas: «Con esto me basta». 2No dejes que tus instintos y tu fuerza se vayan detrás de las pasiones de tu corazón. 3No digas: «¿Quién puede dominarme?», porque el Señor no dejará de castigarte. 4No digas: «Pequé, y ¿qué me ha sucedido?» porque el Señor sabe esperar. 5No vivas tan seguro del perdón mientras pecas sin cesar. 6No digas: «Grande es su misericordia, él perdonará mis muchos pecados»; porque tiene piedad, pero también ira, y descarga su enojo sobre los pecadores. 7No tardes en convertirte al Señor, no lo dejes de un día para otro, porque la ira del Señor estalla de repente, y en el día del castigo serás aniquilado. 8No te fíes de riquezas mal ganadas, de nada te servirán en el día de la desgracia. 9No limpies el grano con cualquier viento, ni te metas por cualquier camino, como hace el pecador que habla con hipocresía. 10Sé firme en tu criterio y sea una tu palabra. 11Sé pronto para oír y tardo para responder. 12Si sabes, responde a tu prójimo, si no, quédate callado. 13Hablar te puede traer honra o deshonra, y en la lengua del hombre está su ruina. 14Que no te tachen de murmurador, no tiendas lazos con tu lengua; pues la vergüenza caerá sobre el ladrón, y un duro castigo sobre el que habla con hipocresía. 15No cometas faltas grandes ni pequeñas, y de amigo no te pases a enemigo.

will be added

X\