Eclesiástico 2

1Hijo, si te acercas a servir al Señor, prepárate para la prueba; 2orienta bien tu corazón, mantente firme, y en tiempo de adversidad no te inquietes. 3Unete a él y no te alejes, para que al final te veas enaltecido. 4Acepta lo que te venga, y sé paciente en dolores y humillaciones. 5Porque en el fuego se prueba el oro, y los que agradan a Dios en el horno de la humillación. 6Confía en él pues vendrá en tu ayuda, procede con rectitud y espera en él. 7Los que temen al Señor, pongan en su amor la esperanza, no se desvien, no sea que caigan. 8Los que temen al Señor tengan confianza en él, y no quedarán sin recompensa. 9Los que temen al Señor, esperen sus bienes, la alegría eterna y el amor. 10Fíjense en las generaciones pasadas y comprueben: ¿Quién confió en el Señor y quedó decepcionado? ¿Quién perseveró en su temor y fue desamparado? ¿Quién lo invocó y no fue escuchado? 11Porque el Señor es compasivo y misericordioso, él perdona los pecados y salva en tiempo de angustia. 12¡Ay de los corazones cobardes, de las manos perezosas y del pecador que actúa con doblez! 13¡Ay del corazón deprimido y falto de fe, porque no será protegido! 14¡Ay de ustedes los que han perdido la esperanza! ¿Qué harán cuando el Señor venga a examinarlos? 15Los que temen al Señor no desobedecen sus órdenes, los que lo aman siguen sus caminos. 16Los que temen al Señor tratan de complacerle, los que lo aman cumplen su ley. 17Los que temen al Señor tienen el corazón dispuesto, y se humillan ante él. 18Abandonémonos en brazos del Señor, y no en brazos de los hombres, porque su misericordia es como su grandeza.

will be added

X\