Eclesiástico 19

1Un obrero bebedor nunca se hará rico, quien se descuida en lo pequeño, poco a poco caerá. 2Vino y mujeres trastornan a los cuerdos, quien anda con prostitutas se hace temerario; 3de larvas y gusanos será presa, el temerario perderá la vida. 4El que pronto se confía es un irreflexivo, el que peca se hace daño a sí mismo. 5El que se recrea en el mal, será condenado; 6el que odia los chismes evita el mal. 7No repitas jamás un rumor, así nunca te harán daño; 8ni a amigo ni a enemigo se lo cuentes; a no ser que callando peques, no lo descubras; 9porque el que te oiga desconfiará de ti y, llegado el momento, te odiará. 10¿Has oído algo? Sepúltalo dentro de ti; no temas, que no reventarás. 11Oye el necio una noticia y ya está inquieto, como una mujer a punto de dar a luz. 12Flecha clavada en el muslo, es una noticia en las entrañas del necio. 13Pregunta a tu amigo, por si no ha hecho nada malo; y si lo hizo, para que no lo vuelva a hacer. 14Pregunta a tu prójimo, por si no ha dicho nada incorrecto; y si lo dijo, para que no lo vuelva a decir. 15Pregunta a tu amigo, porque es frecuente la calumnia, y no hay que creer todo lo que se dice. 16Hay quien se equivoca sin mala intención, pero ¿quién no ha pecado con su lengua? 17Pregunta a tu prójimo antes de amenazarlo, y deja que se cumpla la ley del Altísimo. 20La sabiduría consiste en temer al Señor; el que es sabio cumple sus leyes. 22La sabiduría no consiste en saber hacer el mal, ni la prudencia se encuentra en el consejo de los pecadores. 23Hay habilidad que es despreciable, y el que no tiene sabiduría es un necio. 24Vale más poca inteligencia y temer a Dios, que mucha prudencia y trasgredir la ley. 25Hay una habilidad bien ejecutada que es injusta, y hay quien mantiene su derecho haciendo trampas. 26Hay quien camina encorvado por la pena, pero en su interior no hay más que engaño; 27agachando la cabeza, haciéndose el sordo, en cuanto nadie lo vea, te tomará la delantera; 28y si no peca, es porque no tiene medios; en cuanto tenga ocasión, hará el mal. 29Por su aspecto se conoce al hombre, por su semblante se conoce al sensato. 30El modo de vestir, de reír y caminar, manifiestan lo que un hombre es.

will be added

X\