Rut 4

1Booz subió a la puerta de la ciudad y se sentó a esperar. Cuando pasó el pariente anteriormente aludido, le dijo: –Oye, ven acá y siéntate. Así lo hizo. 2Booz llamó entonces a diez ancianos de la ciudad y les dijo: –Siéntense. Y se sentaron. 3Booz dijo al pariente: –Noemí ha regresado de Moab y ha puesto a la venta el campo de nuestro hermano Elimélec. 4He querido comunicártelo para decirte que lo compres en presencia de los ancianos de la ciudad. Si quieres comprarlo, cómpralo; si no, dímelo, porque tú eres el primero y yo el segundo con derecho a rescate. El respondió: –Lo compraré. 5Dijo Booz: –Está bien. Pero si compras el campo de Noemí, deberás casarte con Rut, la moabita, mujer del difunto Majlón, para perpetuar el nombre de Elimélec junto con su herencia. 6El dijo: –En estas condiciones no puedo comprarlo, pues perjudicaría a mis herederos. Te cedo mis derechos; a mí no me es posible. 7Antiguamente en Israel, cuando se trataba de compras o cambios, había la siguiente costumbre: uno se quitaba la sandalia y se la entregaba al otro. Así se hacía en Israel. 8El pariente dijo a Booz: –Cómpralo tú. Se quitó la sandalia y se la entregó. 9Entonces Booz dijo a los ancianos y a todo el pueblo: –Ustedes son testigos de que yo adquiero de manos de Noemí todas las posesiones de Elimélec, de Kilión y Majlón, 10y de que tomo por mujer a Rut, la moabita, viuda de Majlón, para perpetuar el nombre del difunto junto con su herencia, y para que no se borre su nombre de entre sus parientes y conciudadanos. Ustedes son hoy testigos de esto. 11Todos los que estaban en la puerta con los ancianos dijeron: –Somos testigos. Que el Señor trate a la mujer que va a entrar en tu casa como a Raquel y a Lía, de cuya descendencia surgió la descendencia de Israel. Que seas poderoso en Efrata y te hagas famoso en Belén. 12Que por los hijos que el Señor te conceda por medio de esta joven, tu familia sea como la de Peres, el hijo que Tamar dio a Judá. 13Booz se casó con Rut; se unió a ella, y el Señor hizo que concibiera y tuviera un hijo. 14Las mujeres decían a Noemí: –Bendito sea el Señor que ha hecho que no te faltara un heredero para que el nombre del difunto se conserve en Israel. 15El niño será tu consuelo y amparo en la vejez, pues te lo ha dado tu nuera que tanto te quiere y es para ti mejor que siete hijos. 16Noemí tomó al niño, lo puso en su regazo y se encargó de criarlo. 17Las vecinas decían: –A Noemí le ha nacido un hijo. Y le llamaron Obed. Fue el padre de Jesé, padre de David. 18Esta es la descendencia de Farés: Farés engendró a Jesrón, 19Jesrón engendró a Ram, Ram engendró a Aminadab, 20Aminadab engendró a Najsón, Najsón engendró a Salmá, 21Salmá engendró a Booz, Booz engendró a Obed, 22Obed engendró a Jesé, y Jesé engendró a David.

will be added

X\