Apocalipsis 4

1Después de todo esto, tuve una visión. Vi una puerta abierta en el cielo, y la voz semejante a una trompeta, que me había hablado al principio, decía: –Sube aquí y te mostraré lo que sucederá en adelante. 2De pronto caí en éxtasis y vi un trono colocado en el cielo y alguien sentado en el trono. 3El que estaba sentado tenía un aspecto resplandeciente como piedra de jaspe y de sardonio, y una aureola parecida a la esmeralda rodeaba el trono. 4Alrededor del trono había otros veinticuatro tronos, en los que estaban sentados veinticuatro ancianos vestidos de blanco y con coronas de oro en la cabeza. 5Relámpagos y truenos retumbantes salían del trono: siete lámparas de fuego –que son los siete espíritus de Dios– ardían en presencia del trono, 6y delante había también un mar transparente como de cristal. En medio del trono y a su alrededor había cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás. 7El primero era como un león; el segundo como un toro; el tercero tenía el rostro semejante al de un hombre, y el cuarto se parecía a un águila en vuelo. 8Cada uno de los cuatro seres vivientes tenía seis alas, y estaban llenos de ojos por fuera y por dentro. Y día y noche proclamaban sin cesar: Santo, santo, santo, Señor Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que está a punto de llegar. 9Y cada vez que los seres vivientes daban gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono y vive por siempre, 10los veinticuatro ancianos se postraban ante el que está sentado en el trono, adoran al que vive para siempre y arrojaban sus coronas a los pies del trono diciendo: 11Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder. Tú creaste todas las cosas; y por tu voluntad existían y fueron creadas.

will be added

X\