Salmos 94

1(CAP. 93) ¡Dios vengador, Señor, Dios vengador, manifiéstate! 2¡Levántate, juez de la tierra, y da su merecido a los soberbios! 3¿Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo triunfarán los malvados? 4¿Hasta cuándo alardearán, hablarán con insolencia, y presumirán todos los malhechores? 5Aplastan a tu pueblo, Señor, y oprimen tu heredad. 6Asesinan a la viuda y al extranjero, matan al huérfano. 7«El Señor no ve nada –andan comentando–, el Dios de Jacob no se da cuenta». 8Entiendan, los tontos del pueblo, ¿cuándo comprenderán, ignorantes? 9El que hizo el oído, ¿no va a oír? El que formó los ojos, ¿no va a ver? 10El que educa a los pueblos, ¿no va a corregir? El que enseña al hombre, ¿no va a saber? 11El Señor sabe que los proyectos del hombre son pura vanidad. 12Dichoso el hombre a quien tú educas, Señor, a quien enseñas tu ley, 13y le das reposo después de la desgracia, mientras cavan la tumba del malvado. 14Porque el Señor no rechaza a su pueblo, no abandona a su heredad. 15Habrá de nuevo justicia en el juicio, y la apoyarán todos los hombres honestos. 16¿Quién defenderá mi causa frente a los malvados? ¿Quién se colocará a mi lado frente a los malhechores? 17Si el Señor no me hubiera ayudado, ya estaría en el país del silencio. 18Cuando me parece que voy a tropezar, tu amor me sostiene, Señor; 19aunque tenga mil preocupaciones, me alegran tus consuelos. 20¿Podrá asociarse contigo un tribunal corrompido, que trae la miseria, despreciando la ley? 21Atentan contra la vida del justo y condenan al inocente. 22Pero el Señor es mi fortaleza, Dios es mi refugio. 23Recaerá sobre ellos mismos su propia iniquidad, los destruirá por sus maldades, los destruirá el Señor, nuestro Dios.

will be added

X\