Salmos 92

1(CAP. 91) Salmo; canto para el sábado. 2¡Qué bueno es dar gracias al Señor, y cantar para tu nombre, oh Altísimo! 3Publicar tu amor por la mañana, y tu fidelidad durante la noche, 4al son de la lira de diez cuerdas, con la melodía de la cítara y el arpa. 5Tú me alegras, Señor, con tus acciones, y canto jubiloso por la obra de tus manos. 6¡Qué grandes son tus obras, Señor, qué profundos tus proyectos! 7El hombre ignorante no los entiende, el necio estas cosas no las comprende. 8Aunque broten los malvados como hierba, y florezcan los malhechores, serán exterminados para siempre. 9En cambio tú, Señor, en las alturas, permaneces por siempre. 10Porque mueren, Señor, tus enemigos, y desaparecen todos los malhechores. 11Pero a mí me das la fuerza de un búfalo, y derramas sobre mí aceite nuevo. 12Mis ojos verán caer a los que me acechan, y a mis oídos llegará la derrota de los que me atacan. 13El justo florecerá como una palmera, crecerá como cedro del Líbano. 14Plantados en la casa del Señor, florecerán en los atrios de nuestro Dios. 15Aún en la vejez seguirán dando fruto, conservarán su verdor y lozanía, 16para anunciar que el Señor es recto, que en mi Roca no existe el engaño.

will be added

X\