Salmos 90

1(CAP. 89) Oración de Moisés, hombre de Dios. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación. 2Antes que nacieran las montañas, o fuera engendrado el universo, desde siempre y para siempre tú eres Dios. 3Tú haces que el hombre regrese al polvo, diciendo: «¡Regresen, hijos de Adán!» 4Porque mil años son para ti como un día, un ayer que ya pasó, una hora de la noche. 5Tú los haces desaparecer, son como un sueño, como la hierba que brota por la mañana: 6brota y florece por la mañana, y por la tarde ya está marchita y seca. 7Porque tu ira nos ha debilitado, tu indignación nos ha transtornado. 8Has puesto nuestras culpas ante ti, nuestros secretos a la luz de tu mirada; 9todos nuestros días se desvanecen bajo tu ira, y como un suspiro se acaban nuestros años. 10Setenta años dura nuestra vida, y hasta ochenta llegan los más fuertes; pero sus afanes son fatiga inútil, pues pasan pronto, y desaparecemos. 11¿Quién ha experimentado la fuerza, el terror que produce tu enojo? 12Enséñanos a calcular nuestros días, para que adquiramos un corazón sabio. 13¿Cuánto tardarás, Señor, en atendernos? Ten compasión de tus siervos. 14Sácianos de tu amor por la mañana, para que vivamos con alegría y júbilo. 15Alégranos tantos días como nos hiciste sufrir, tantos años como conocimos desgracias. 16Que tus siervos veamos tus acciones, y nuestros hijos contemplen tu esplendor. 17Que descienda sobre nosotros la bondad del Señor, nuestro Dios. Da éxito a todo cuanto hagamos. Sí, da éxito a todo cuanto hagamos.

will be added

X\