Salmos 89

1(CAP. 88) Oda de Etán, el ezraita. 2Cantaré eternamente el amor del Señor, anunciaré por siempre tu fidelidad, 3proclamaré: «tu amor está consolidado para siempre, tu fidelidad está firme en los cielos». 4He sellado una alianza con mi elegido, he jurado a mi siervo David: 5«Afirmaré tu descendencia para siempre, consolidaré tu trono por todas las edades». 6Señor, los cielos proclaman tus maravillas, y tu fidelidad la asamblea de los santos. 7¿Quién puede compararse al Señor sobre las nubes? ¿Quién como el Señor entre los dioses? 8Dios es temible en la asamblea de los santos, grande y temible para todo su cortejo. 9Señor, Dios todopoderoso, ¿quién como tú? Eres poderoso y te rodea tu fidelidad. 10Tú dominas el orgullo del mar, y amansas sus olas embravecidas. 11Tú destrozaste el cadáver de Rahab, con tu potente brazo desbarataste a tus enemigos. 12Tuyo es el cielo, tuya es la tierra, tú formaste el mundo y cuanto hay en él; 13tú creaste el norte y el sur, el Tabor y el Hermón aclaman tu nombre. 14Tu brazo es brazo poderoso, fuerte y magnífica tu mano; 15la justicia y el derecho sostienen tu trono, el amor y la fidelidad están ante ti. 16Dichoso el pueblo que sabe aclamarte, caminará, Señor, a la luz de tu presencia; 17todo el día se alegran en tu nombre, son engrandecidos por tu fuerza salvadora. 18Pues tú eres su honor y su fuerza, y con tu favor nos haces triunfar. 19El Señor es nuestro escudo, el Santo de Israel nuestro rey. 20Un día tú hablaste en visión y dijiste a tus fieles: «He otorgado mi ayuda a un guerrero, he encumbrado a un elegido de entre el pueblo. 21He hallado a mi siervo David, y lo he ungido con mi óleo santo; 22mi mano estará siempre con él, mi brazo lo fortalecerá. 23No lo sorprenderá el enemigo, ni el perverso podrá humillarlo; 24aplastaré a sus adversarios, heriré a los que lo odian. 25Mi fidelidad y mi amor estarán con él, en mi nombre triunfará. 26Le he dado poder sobre el mar y los ríos. 27El me dirá: Tú eres mi padre, mi Dios, la roca que me salva». 28Y yo lo constituiré primogénito mío, el más grande entre los reyes de la tierra. 29Mi amor hacia él será eterno, y mi alianza con él, firme; 30haré eterna su descendencia, y su trono durará como el cielo. 31Si sus hijos abandonan mi ley y no siguen mis preceptos, 32si quebrantan mis órdenes, y no obedecen mis mandamientos, 33castigaré sus rebeldías con azotes, y sus culpas con el látigo. 34Pero a él no le retiraré mi amor, ni le faltará mi fidelidad. 35No quebrantaré mi alianza, ni me retractaré de la palabra dada. 36Una vez lo juré por mi santidad y no voy a mentir a David. 37Su descendencia durará para siempre y su trono será como el sol en mi presencia, 38como la luna, testigo fiel y permanente en el cielo». 39Pero tú has rechazado y abandonado a tu ungido, y te has enfurecido contra él; 40has roto la alianza con tu siervo, has echado por tierra y profanado su corona. 41Has destruido todas sus murallas, has convertido en ruinas sus fortalezas; 42las han saqueado todos los que pasan por allí, y son la burla de sus vecinos. 43Has dado la victoria a sus adversarios, has llenado de alegría a todos sus enemigos; 44hiciste que su espada perdiera el filo, y no lo sostuviste en el combate. 45Acabaste con su fama y arrojaste su trono por tierra; 46acortaste su juventud y lo cubriste de vergüenza. 47¿Hasta cuándo, Señor, seguirás ocultándote? ¿Hasta cuándo arderá como fuego tu furor? 48Acuérdate qué breve es la vida, y qué frágiles hiciste a los mortales. 49¿Quién podrá vivir sin que le llegue la muerte? ¿Quién librará su vida de las garras del abismo? 50¿Dónde está, Señor mío, tu amor de otros tiempos, que por tu fidelidad juraste a David? 51Acuérdate, Señor mío, de los insultos hechos a tu siervo; en mi pecho aguanto todas las injurias de los pueblos, 52con los que tus enemigos insultan, Señor, insultan a tu ungido. 53¡Bendito sea el Señor por siempre! ¡Amén, amén!

will be added

X\