Salmos 88

1(CAP. 87) Canto. Salmo de los hijos de Coré. Del maestro de coro. Para la enfermedad; para la aflicción. Oda de Hemán el ezraita. 2Señor Dios, salvador mío, de día y de noche grito hacia ti: 3llegue hasta ti mi súplica, haz caso a mi clamor. 4Porque estoy harto de desdichas, y mi vida está al borde del abismo; 5me cuentan ya entre los que bajan a la tumba, me he convertido en un hombre sin fuerzas. 6Tengo mi lecho entre los muertos, como los que yacen en los sepulcros, de los que tú ya no te acuerdas, porque han sido arrancados de tu mano. 7Me has arrojado a lo hondo de la tumba, a la oscuridad más profundas; 8tu indignación pesa sobre mí, me oprimes con tu furor. 9Alejaste de mí a mis conocidos, me has hecho insoportable para ellos. Soy como un preso que no puede escapar; 10los ojos se me nublan de pena. Todo el día te estoy invocando, Señor, y extiendo mis manos hacia ti. 11«¿Harás maravillas en favor de los muertos? ¿Se alzarán las sombras para darte gracias? 12¿Se proclama tu amor en la tumba, o tu fidelidad en el reino de la muerte? 13¿Se conocen en la oscuridad tus maravillas, o tu salvación en la tierra del olvido?». 14Pero yo te pido auxilio, Señor, por la mañana irá a tu encuentro mi súplica. 15¿Por qué me rechazas, Señor, y te alejas de mí? 16Desde la infancia soy un desdichado y un enfermo, he soportado tus espantos y ya no puedo más; 17tu furia ha pasado sobre mí, y tus terrores me han aniquilado, 18me envuelven como el agua todo el día, me ahogan todos a la vez. 19Y tú alejas de mí a mis amigos y conocidos, ¡la oscuridad es mi compañía!

will be added

X\