Salmos 86

1(CAP. 85) Oración de David. Hazme caso, Señor, escúchame, que soy humilde y necesitado; 2protege mi vida, pues soy un fiel tuyo; tú eres mi Dios, salva a tu siervo que confía en ti. 3Ten piedad de mí, Señor, pues te invoco todo el día; 4colma de alegría a tu siervo, pues en ti, Señor, me refugio. 5Tú eres, Señor, bueno e indulgente, lleno de amor con todos los que te invocan. 6Escucha mi oración, Señor, atiende mi súplica. 7Cuando estoy angustiado te invoco y tú me respondes. 8No hay ningún Dios como tú, Señor, ni obras como las tuyas. 9Todas las naciones vendrán a postrarse ante ti, y a dar gloria a tu nombre, Señor mío, 10pues tú eres grande y haces maravillas; tú solo eres Dios. 11Enséñame tu camino, Señor, para que te sea fiel; guía mi corazón para que respete tu nombre. 12Te daré gracias de todo corazón, Señor, Dios mío, daré gloria a tu nombre por siempre, 13pues tu amor hacia mí ha sido grande, tú me sacaste del fondo del abismo. 14Dios mío, gente orgullosa se ha levantado contra mí, unos insolentes buscan mi muerte, sin contar contigo. 15Pero tú, Señor mío, Dios clemente y compasivo, paciente, lleno de amor y fiel, 16atiéndeme y ten piedad de mí. Da fuerza a tu siervo, salva al hijo de tu esclava; 17dame una prueba de tu bondad, para que la vean mis adversarios y queden confundidos, porque tú Señor me ayudas y consuelas.

will be added

X\