Salmos 65

1(CAP. 64) Al maestro de coro. Salmo de David; canto. 2Oh Dios, tú mereces que te alaben en Sión y que se cumplan las promesas que te hacen. 3Tú escuchas las súplicas, y a ti acude todo mortal 4agobiado por el peso de sus pecados; nuestros delitos nos abruman, pero tú los perdonas. 5Dichoso a quien eliges e invitas a vivir en tu santuario: que nos saciemos de los bienes de tu casa, de los dones sagrados de tu templo. 6Nos respondes con acciones maravillosas, oh Dios, salvador nuestro, esperanza de toda la tierra, y de los pueblos más lejanos. 7Tú afianzas las montañas con tu fuerza, revestido de poder, 8y serenas el rugido de los mares, el estruendo de sus olas y el clamor de los pueblos. 9Con tus prodigios infundes temor a los que habitan los extremos del mundo; llenas de júbilo los límites de oriente y occidente. 10Tú cuidas la tierra y la riegas, la colmas de abundancia; los arroyos de Dios se llenan de agua, y así preparas sus trigales: 11inundas los surcos, emparejas sus terrones, esponjas la tierra con lluvias, bendices sus semillas. 12Tú llevas el año a feliz término, a tu paso brota la abundancia; 13germinan los pastos del desierto, las colinas se llenan de alegría; 14las praderas se cubren de rebaños, los valles se visten de trigo; todos aclaman y cantan.

will be added

X\