Salmos 62

1(CAP. 61) Al maestro de coro, a Yedutún. Salmo de David. 2Sólo en Dios encuentro descanso, de él viene mi salvación; 3sólo él es mi roca, mi salvación y mi fuerza, ¡jamás seré derrotado! 4¿Hasta cuándo atacarán a un hombre, para derribarlo todos juntos como a una pared que está a punto de caerse o como a un muro agrietado? 5Sólo piensan en derribarme de mi altura, gozan con la mentira: con su boca bendicen, pero en su interior maldicen. 6Sólo en Dios encuentro descanso, de él viene mi esperanza; 7sólo él es mi roca, mi salvación y mi fuerza: ¡no seré derrotado! 8En Dios está mi salvación y mi gloria, en Dios mi roca fuerte y mi refugio. 9Confíen siempre en él, pueblo suyo, desahoguen con él su corazón: ¡Dios es nuestro refugio! 10Los hombres no son más que un soplo, los poderosos una apariencia: puestos todos en la balanza, pesan menos que un soplo. 11No confíen en la violencia, no presuman de lo robado; aunque aumenten sus riquezas, no pongan el corazón en ellas. 12Una cosa ha dicho Dios; dos cosas le he oído: que de Dios es el poder 13y propio de ti, mi Señor, mostrarte fiel; que tú pagas a cada uno según sus obras.

will be added

X\