Salmos 57

1(CAP. 56) Al maestro de coro; con la melodía de «No destruyas». Poema de David cuando, al huir de Saúl, se escondió en la cueva. 2Ten piedad de mí, oh Dios, pues me refugio en ti; a la sombra de tus alas me refugio hasta que pase la calamidad. 3Invoco al Dios Altísimo, al Dios que actúa en mi favor. 4Me salvará desde el cielo, confundirá a los que me atacan; Dios enviará su amor y su fidelidad. 5Estoy tirado entre leones, devoradores de hombres; sus dientes son lanzas y flechas; su lengua, una espada afilada. 6¡Muestra, oh Dios, tu grandeza en los cielos, y tu gloria sobre toda la tierra! 7Han tendido una red a mis pasos para hacerme caer, cavaron una tumba ante mí, pero cayeron en ella. 8Mi corazón está firme, oh Dios, mi corazón está firme: voy a cantar y a tocar para ti. 9¡Despierta, gloria mía! ¡Despierten, cítara y arpa! ¡Despertaré a la aurora! 10Te daré gracias entre los pueblos, Señor mío, tocaré para ti entre las naciones, 11pues tu amor llega hasta el cielo, hasta las nubes tu fidelidad. 12¡Muestra, oh Dios, tu grandeza en los cielos, y tu gloria sobre toda la tierra!

will be added

X\