Salmos 52

1(CAP. 51) Al maestro de coro. Oda de David. 2Cuando el edomita Doeg vino a decir a Saúl que David había ido a casa de Ajimélec. 3¿Por qué presumes de hacer el mal? El amor de Dios dura por siempre. 4Todo el día estás planeando crímenes, tu lengua es una navaja afilada, inventora de engaños. 5Prefieres el mal al bien, la mentira a la honradez. 6Te gustan las palabras dañinas, ¡lengua embustera! 7Por eso Dios te destruirá para siempre, te arrancará, te arrojará de tu tienda, te extirpará de la tierra de los vivos. 8Al verlo, los justos temerán, y se reirán de él diciendo: 9«Este hombre no buscó su apoyo en Dios, sino que confió en sus grandes riquezas, y se apoyó en sus crímenes». 10Pero yo, como un olivo verde en la casa de Dios, confío en el amor de Dios para siempre jamás. 11Te daré gracias continuamente, porque has actuado, y proclamaré ante tus fieles que confío en tu santo nombre.

will be added

X\