Salmos 3

1Salmo de David cuando huía de su hijo Absalón. 2Señor, ¡cuántos son mis enemigos, cuántos los que se levantan contra mí! 3¡Cuántos los que dicen de mí: «Ya no lo protege Dios»! 4Pero tú, Señor, eres mi escudo protector, tú eres mi gloria, me haces salir vencedor. 5Clamo al Señor gritando, y él me responde desde su monte santo. 6Puedo acostarme, dormir y despertar, porque el Señor me sostiene. 7No temo a esa multitud innumerable que me acorrala por todas partes. 8¡Levántate, Señor! ¡Protégeme, Dios mío! Tú que golpeas a todos mis enemigos en la cara; tú que rompes los dientes de los malvados. 9Tú eres, Señor, nuestro protector. ¡Descienda tu bendición sobre tu pueblo!

will be added

X\