Salmos 2

1¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos maquinan proyectos inútiles? 2Los reyes de la tierra se sublevan, los príncipes conspiran contra el Señor y su ungido: 3«¡Rompamos sus ataduras, librémonos de su yugo!» 4El rey de los cielos se sonríe, mi Señor se burla de ellos. 5Luego les habla con ira, con su enojo los llena de miedo: 6«Yo mismo he establecido a mi rey en Sión, mi monte santo». 7Voy a proclamar el decreto del Señor; él me ha dicho: «Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. 8Pídemelo, y te daré las naciones en herencia, en propiedad todos los países del mundo. 9Los romperás con cetro de hierro, los quebrarás como vasija de barro». 10Y ahora, reyes, reflexionen, aprendan, gobernantes de la tierra. 11Sirvan al Señor con temor, denle culto temblando, 12no sea que se irrite y se vean perdidos, pues su ira se enciende de repente. ¡Felices los que se refugian en él!

will be added

X\