Salmos 140

1(CAP. 139) Al maestro de coro. Salmo de David. 2Líbrame, Señor, del hombre perverso, defiéndeme del hombre violento, 3de los que en su corazón planean maldades y provocan discordias todo el día: 4afilan su lengua como la de una serpiente, en sus labios tienen veneno de víbora. 5Protégeme, Señor, de la mano del malvado, defiéndeme del hombre violento, de los que planean derribarme. 6Los soberbios me ponen trampas, tienden una red bajo mis pies, y en mi sendero colocan lazos. 7Yo digo al Señor: «Tú eres mi Dios; atiende, Señor, mis gritos de súplica». 8Señor, Dios mío, poderoso salvador, tú me cuidas en el día del combate. 9No permitas, Señor, los proyectos del malvado, no dejes que triunfen sus planes. 10Que la malicia de sus labios caiga sobre la cabeza de los que me rodean. 11Lluevan sobre ellos brasas encendidas, que se hundan en el abismo y no vuelvan a salir. 12Que desaparezca de la tierra el difamador, y que al violento lo persiga la desgracia. 13Yo sé que el Señor defenderá la causa del humilde, el derecho de los necesitados. 14Los justos alabarán tu nombre, los rectos vivirán en tu presencia.

will be added

X\