Salmos 127

1(CAP. 126) Canto de peregrinación. De Salomón. Si el Señor no construye la casa, en vano se esfuerzan los albañiles; si el Señor no protege la ciudad, en vano vigila el centinela. 2Es inútil que madruguen, que velen hasta muy tarde y que se fatiguen para ganar el pan: ¡Dios se lo da a sus amigos mientras duermen! 3La herencia que el Señor da son los hijos, el fruto de las entrañas es su recompensa: 4como flechas en manos de un guerrero así son los hijos nacidos en la juventud. 5Dichoso el hombre que llenó con esas flechas su aljaba: no será humillado cuando se enfrente con sus enemigos en el tribunal.

will be added

X\