Salmos 105

1(CAP. 104) Den gracias al Señor, invoquen su nombre, publiquen entre los pueblos sus proezas, 2cántenle, toquen en su honor, proclamen sus maravillas, 3gloríense de su nombre santo, que se alegren los que buscan al Señor. 4Recurran al Señor y a su poder, busquen su rostro sin descanso, 5recuerden las maravillas que hizo, sus portentos y sus justas decisiones. 6Descendencia de Abrahán, su siervo, hijos de Jacob, su elegido: 7el Señor es nuestro Dios, en toda la tierra están en vigor sus decretos. 8El se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra que ha dado por mil generaciones; 9del pacto concluido con Abrahán, y del juramento que hizo a Isaac; 10todo lo estableció como ley para Jacob, como alianza eterna para Israel, 11diciéndole: «Te daré la tierra de Canaán como lote de tu herencia». 12Cuando ellos eran tan sólo un puñado de gente extranjera en aquel país, 13cuando iban vagando de nación en nación y pasaban de un reino a otro pueblo, 14no permitió que nadie los oprimiera, y por su causa castigó a reyes: 15«¡No toquen a mis ungidos, no hagan daño a mis profetas!». 16Trajo el hambre sobre aquel país, hizo que se agotaran todas sus reservas. 17Por delante había mandado a un hombre, José, que fue vendido como esclavo: 18ataron sus pies con argollas, sujetaron su cuello con cadenas, 19hasta que se cumplió lo que él predijo, y la palabra del Señor lo acreditó. 20Entonces mandó el rey que lo soltaran, el dueño de pueblos, que lo pusieran en libertad; 21lo nombró jefe de su casa, y gobernador de todas sus posesiones, 22para que instruyera a los nobles a su gusto, y enseñara sabiduría a sus ancianos. 23Fue entonces cuando Israel entró en Egipto, cuando Jacob se estableció en el país de Cam. 24Dios hizo a su pueblo muy fecundo, lo hizo más fuerte que sus opresores. 25Cambió el corazón de los egipcios para que odiaran a su pueblo, para que trataran con engaño a los siervos del Señor. 26Entonces envió a Moisés, su siervo, y a Aarón, a quien había elegido, 27para realizar sus prodigios en Egipto, sus portentos en el país de Cam. 28Mandó tinieblas, y todo se oscureció, pero ellos se resistieron a sus palabras. 29Cambió en sangre sus aguas y dio muerte a sus peces. 30Su tierra hervía de ranas, que invadieron hasta las habitaciones del rey. 31Mandó que vinieran los tábanos, y los mosquitos por todo el territorio. 32En lugar de lluvia les envió granizo, llamas de fuego sobre su país: 33destrozó sus viñedos y sus higueras y desgajó los árboles de sus campos. 34Mandó que viniera la langosta, orugas en número incontable, 35que devoraron la hierba de su país y se comieron el fruto de sus campos. 36Y mató a los primogénitos del país, las primicias de su virilidad. 37Entonces los sacó cargados de oro y plata, ni uno solo pereció de entre sus tribus. 38Y Egipto se alegró de su partida, porque el miedo se había apoderado de ellos. 39Para cubrirlos extendió una nube, y un fuego para alumbrarlos de noche. 40Como se lo pidieron, les mandó codornices y los sació con pan del cielo. 41Abrió la roca, y brotaron las aguas, que corrieron como un río por la llanura. 42Recordando la sagrada promesa, que había hecho a su siervo Abrahán, 43sacó a su pueblo con alegría, a sus elegidos entre gritos de júbilo. 44Y les dio las tierras de los paganos, hizo que heredaran las riquezas de las naciones, 45para que obedecieran sus mandamientos y practicaran sus leyes. ¡Aleluya!

will be added

X\