Salmos 10

1(CAP. 9) ¿Por qué, Señor, te mantienes alejado, y te escondes en los momentos de angustia? 2El malvado oprime al humilde con su orgullo, y lo atrapa en la intriga que ha tramado. 3El malvado se gloría de su ambición, y el codicioso blasfema y desprecia al Señor. 4El malvado dice con arrogancia: «Dios no me va a pedir cuentas». 5Lo que emprende, prospera continuamente. Lo tienen sin cuidado tus mandatos, desafía a todos sus enemigos; 6dice en su interior: «No sucumbiré, seré feliz, no tendré desgracias». 7Su boca está llena de maldiciones, fraudes y engaños, en su lengua sólo hay insulto y maldad. 8Se pone al acecho junto a los poblados, para matar a escondidas al inocente. Sus ojos espían al indefenso; 9está al acecho, escondido como león en su guarida, al acecho para atrapar al humilde; lo atrapa y lo arrastra en su red. 10Se agacha, se oculta, y los indefensos caen en sus garras. 11Luego piensa: «Dios lo ha olvidado, se ha tapado los ojos y no ve nada». 12¡Levántate, Señor Dios, despliega tu poder, no te olvides de los humildes! 13¿Por qué desprecia el malvado a Dios, pensando: «tú no me pedirás cuentas»? 14Pero tú ves la pena y el dolor y los tomas en tus manos: el indefenso se abandona en ti, tú eres la salvación del huérfano. 15¡Quebranta el poder del malvado, pídele cuentas de su maldad hasta que desaparezca! 16El Señor reinará por los siglos de los siglos; los paganos desaparecerán de su tierra. 17Tú, Señor, escuchas los deseos de los humildes, confortas su corazón, les haces caso; 18haces justicia al huérfano y al oprimido, e impides que el hombre mortal vuelva a infudir terror.

will be added

X\