Salmos 1

1Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se entretiene en el camino de los pecadores, ni se sienta con los arrogantes, 2sino que pone su alegría en la ley del Señor, meditándola día y noche. 3Es como un árbol plantado junto al río: da fruto a su tiempo y sus hojas no se marchitan; todo lo que hace le sale bien. 4No sucede lo mismo con los malvados, pues son como paja que se lleva el viento. 5No triunfarán en el juicio los malvados ni los pecadores en la asamblea de los justos, 6porque el Señor protege el camino de los justos, pero el camino de los malvados lleva a la perdición.

will be added

X\