Proverbios 27

1No te gloríes del día de mañana, pues no sabes lo que un día puede traer. 2Que sea otro quien te alabe y no tu mismo; que sea un extraño y no tus propias palabras. 3Pesada es la piedra y también la carga de la arena, pero más pesado aún es el fastidio que provoca el necio. 4Cruel es el furor, impetuosa la ira, pero ¿quién puede aguantar la envidia? 5Más vale una corrección hecha con franqueza, que una amistad encubridora. 6Leales son los golpes de un amigo, engañosos los besos de enemigo. 7El que está harto pisotea el panal de miel, para el hambriento hasta lo amargo es dulce. 8Como un pájaro errante lejos de su nido es el hombre errante lejos de su hogar. 9El perfume y el incienso alegran el corazón, la dulzura del amigo es consuelo del alma. 10No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre; no busques a tu hermano en el día de tu desgracia. Más vale amigo cerca, que hermano lejos. 11Hazte sabio, hijo mío, y alegra mi corazón; así podré responder al que me ofende. 12El prudente ve el mal y se esconde, los imprudentes se arriesgan y lo pagan. 13Quítale la ropa pues salió fiador de un extraño, tómale una prenda pues avaló a un desconocido. 14Quien de madrugada saluda a voces a su prójimo, más bien parece maldecirlo. 15Continua gotera en día de lluvia es la mujer conflictiva: 16frenarla es como frenar el aire y recoger el aceite con la mano. 17El hierro con el hierro se afila, el hombre en el trato con su prójimo. 18Quien cuida la higuera come de su fruto, quien se preocupa de su señor será recompensado. 19Como el rostro se refleja en el agua, así el hombre en sus intenciones. 20Abismo y perdición no se sacian jamás, y así de insaciables son los ojos del hombre. 21La plata en el crisol, el oro en el horno, y el hombre en boca de quien lo alaba. 22Aunque machaques al necio en el yunque, no le arrancarás su estupidez. 23Conoce bien el estado de tus ovejas, preocúpate de tus rebaños; 24porque la riqueza no es eterna ni la fortuna dura para siempre. 25Con el heno crecido, el brote nacido, y la hierba del monte recogida, 26tendrás corderos para vestirte y cabritos para comprar un campo; 27leche de cabra para alimentarte, para sustentar a tu familia y mantener a tus criadas.

will be added

X\