Proverbios 19

1Más vale pobre de conducta íntegra, que necio de lenguaje engañoso. 2Donde no hay ciencia no vale el esfuerzo, el que corre demasiado se extravía. 3La necedad del hombre tuerce su camino y le hace enfrentarse al Señor. 4La riqueza multiplica los amigos, al pobre lo abandonan hasta los vecinos. 5El testigo falso no quedará sin castigo, no escapará el que dice mentiras. 6Muchos adulan al hombre generoso, todos son amigos del que regala. 7Si al pobre lo odian sus hermanos, con más razón lo abandonan sus vecinos. 8El que adquiere sensatez, a sí mismo se ama; el que actúa con prudencia, encuentra la dicha. 9El testigo falso no quedará sin castigo, perecerá el que dice mentiras. 10No le va al necio una vida de lujo, y menos al esclavo gobernar a príncipes. 11El hombre sensato refrena su ira, su honor está en olvidar las ofensas. 12Rugido de león es la ira del rey, rocío sobre hierba es su favor. 13Hijo necio es desgracia de su padre, gotera continua son las peleas de mujer. 14Casa y fortuna son herencia de los padres, la mujer inteligente es un don del Señor. 15La pereza produce modorra, el holgazán pasará hambre. 16El que guarda el mandato, a sí mismo se guarda; quien descuida su conducta, morirá. 17Presta al Señor quien compadece al pobre, él le pagará su buena acción. 18Castiga a tu hijo mientras haya esperanza, pero no te excedas hasta matarlo. 19El hombre violento sufrirá castigo, si lo perdonas, lo harás más violento. 20Escucha el consejo, acepta la instrucción, y llegarás a ser sabio en el futuro. 21El hombre hace muchos proyectos, pero sólo se realiza el plan del Señor. 22De un hombre se espera su lealtad, mejor ser pobre que mentiroso. 23El temor del Señor lleva a la vida, hace dormir tranquilo y sin sobresaltos. 24El perezoso toma la comida del plato, pero es incapaz de llevarla a la boca. 25Castiga al soberbio, y el imprudente se hará cauto; reprende al inteligente, y aumentará su saber. 26Quien maltrata a su padre y expulsa a su madre es un hijo infame e indigno. 27Si dejas, hijo mío, de atender la instrucción, te alejarás del buen consejo. 28El testigo perverso se ríe de la justicia, la boca de los malvados devora con perversidad. 29El látigo para los arrogantes, los azotes para las espaldas del necio.

will be added

X\