Proverbios 18

1Busca pretextos quien desea desunión, por todos los medios provoca peleas. 2El necio no se complace en la prudencia, sino en publicar lo que lleva dentro. 3Después del mal viene el desprecio, después de la humillación, la pérdida del honor. 4Aguas profundas son las palabras del hombre, torrente desbordado, fuente de sabiduría. 5No está bien favorecer al culpable y declarar culpable al inocente. 6Las palabras del necio promueven peleas, y su lenguaje atrae los golpes. 7El lenguaje del necio es su ruina, sus palabras, trampa para su vida. 8Las palabras del chismoso son golosinas, bajan hasta el fondo de las entrañas. 9El negligente en su trabajo es hermano del destructor. 10Torre firme es el nombre del Señor, se refugia el justo y se halla seguro. 11La fortuna del rico es su fortaleza, la considera muralla imbatible. 12La soberbia conduce a la ruina, y la humildad al triunfo. 13El que responde antes de escuchar muestra su necedad para su vergüenza. 14El animoso soporta la enfermedad, al deprimido, ¿quién lo sostendrá? 15Mente perspicaz adquiere el saber, el oído de los sabios busca conocer. 16El regalo abre al hombre todos los caminos, le permite llegar hasta los grandes. 17En el pleito parece tener la razón el primero que habla, pero viene la otra parte y lo contradice. 18La suerte pone fin a los juicios y decide entre los poderosos. 19Hermano ofendido es fortaleza inaccesible, y las peleas los cerrojos del castillo. 20Del fruto de la boca se harta el vientre, del producto de sus labios quedará harto. 21Muerte y vida dependen de la lengua, según se elija, así se recibirá. 22Quien encuentra mujer encuentra la felicidad, es un favor recibido del Señor. 23El pobre habla suplicando, el rico responde con dureza. 24Hay compañeros que llevan a la ruina, y amigos más queridos que un hermano.

will be added

X\