Proverbios 17

1Más vale mendrugo de pan con paz, que casa llena de carne con discordia. 2El siervo inteligente suplantará al hijo indigno y compartirá la herencia con los hermanos. 3La plata en el crisol, el oro en el horno; los corazones los prueba el Señor. 4El malvado hace caso a palabras embusteras, el mentiroso atiende a discursos malvados. 5El que se burla del pobre ofende a su Hacedor, no quedará sin castigo quien se ríe de su desgracia. 6Corona de los ancianos son sus nietos, gloria de los hijos son sus padres. 7No le va al necio un lenguaje distinguido, y menos al noble palabras mentirosas. 8El soborno es un talismán para quien lo da, en cualquier circunstancia tendrá éxito. 9Quien disimula los defectos cultiva la amistad, quien los pregona divide a los amigos. 10Más aprovecha una sola corrección al sensato, que cien golpes al necio. 11El hombre malvado sólo busca dificultades, le enviarán un mensajero implacable. 12Es preferible encontrarse con osa privada de cachorros, que con loco en su delirio. 13A quien devuelve mal por bien, le rondará el mal por la casa. 14Comenzar una discusión es abrir una represa, antes que la pelea estalle, retírate. 15Absolver al culpable y condenar al inocente, dos cosas que aborrece el Señor. 16¿De qué le sirve al necio tener dinero? ¿Podrá adquirir sabiduría si no tiene juicio? 17El amigo ama en todo tiempo, pero el hermano nace para la adversidad. 18Imprudente el que se compromete con cualquiera, el que sale fiador de un extraño. 19Quien ama las peleas ama el delito, quien abre sus puertas invita al robo. 20El de corazón tortuoso no encuentra dicha, el de lengua embustera cae en desgracia. 21Quien cría a un necio se acarrea su mal, el padre de un tonto no tendrá alegría. 22Corazón alegre hace bien al cuerpo, espíritu deprimido seca los huesos. 23El malvado acepta sobornos a escondidas para torcer el curso de la justicia. 24El inteligente pone su mirada en la sabiduría, los ojos del necio andan perdidos. 25Hijo necio causa sufrimiento a su padre y es fuente de amargura para su madre. 26No está bien multar al justo, ni se debe golpear a los nobles. 27El que habla poco posee el saber, el sereno de espíritu tiene talento. 28El necio que calla es tenido por sabio, por inteligente, el que no abre su boca.

will be added

X\