Proverbios 16

1Del hombre son los proyectos, su formulación viene del Señor. 2El hombre piensa que su proceder es limpio, pero el Señor examina sus intenciones. 3Encomienda tus obras al Señor, y tus proyectos se realizarán. 4El Señor ha hecho todo para un fin, incluso al malvado para la desgracia. 5El Señor aborrece el corazón soberbio, tarde o temprano será castigado. 6Amor y fidelidad expían el pecado, el temor del Señor evita el mal. 7Cuando la conducta de un hombre agrada al Señor, hasta con sus enemigos lo reconcilia. 8Más vale poco con justicia, que muchas ganancias con injusticia. 9La mente del hombre traza su camino, pero el Señor dirige sus pasos. 10Los labios del rey deciden con justicia, su boca no se equivoca cuando juzga. 11Balanza y platillos justos son del Señor; obra suya, todas las pesas de la bolsa. 12Los reyes detestan cometer el mal, pues un trono se consolida en la justicia. 13El rey se complace en las palabras sinceras y ama al que habla con rectitud. 14La ira del rey es anuncio de muerte, pero el hombre sabio lo apacigua. 15En el rostro sereno del rey está la vida, como lluvia de primavera es su favor. 16Más vale adquirir sabiduría que oro, es mejor poseer inteligencia que plata. 17La senda de los hombres rectos se aparta del mal, conserva su vida el que cuida su camino. 18Presagio de ruina es la soberbia, presagio de caída, el espíritu orgulloso. 19Más vale ser sencillo entre los humildes, que repartir el botín con los soberbios. 20Al que atiende a la palabra le irá bien, dichoso quien confía en el Señor. 21Al de mente aguda se le llama prudente, hablar con dulzura aumenta la persuasión. 22La inteligencia da vida a quien la posee, el castigo de los necios es su necedad. 23Mente sabia produce discursos prudentes, pone en los labios palabras persuasivas. 24Panal de miel son las palabras amables, dulces al paladar y medicina para el cuerpo. 25Hay caminos que parecen rectos, pero al final conducen a la muerte. 26Quien pasa necesidad trabaja con afán, pues el hambre lo estimula. 27El hombre vil cava tumbas de maldad, tiene en sus labios como un fuego ardiente. 28El hombre perverso provoca peleas, el chismoso divide a los amigos. 29El hombre violento hace caer a su prójimo y lo conduce por mal camino. 30El que mira con malicia prepara intrigas, el que se muerde los labios ya ha realizado el mal. 31Corona de gloria son las canas, son el fruto de una conducta honrada. 32Más vale ser paciente que valiente, más vale dominarse que conquistar ciudades. 33Se tiran los dados sobre la mesa, pero la decisión depende del Señor.

will be added

X\