Proverbios 14

1La mujer sabia edifica su casa, la necia con sus manos la destruye. 2El que anda con rectitud respeta al Señor, el que va por caminos torcidos lo desprecia. 3Las palabras del necio son azotes para su espalda, los discursos de los sabios son su defensa. 4Donde no hay bueyes no hay trigo, toros robustos traen cosecha abundante. 5El testigo fiel no miente, el testigo falso difunde mentiras. 6El soberbio busca la sabiduría, pero en vano; para el inteligente es fácil la ciencia. 7Aléjate del necio, no encontrarás en él palabras sabias. 8La sabiduría del prudente ilumina su camino, la estupidez de los necios es puro engaño. 9Los necios se burlan del pecado, los rectos gozan de favor. 10El corazón conoce su propia amargura, y ningún extraño comparte su alegría. 11La casa de los malvados será destruida, la morada de los justos prosperará. 12Hay caminos que parecen rectos, pero al final conducen a la muerte. 13Incluso entre risas se apena el corazón, y al final la alegría acaba en duelo. 14De su conducta se nutre el malhechor, y de sus obras el hombre de bien. 15El ingenuo lo cree todo, el prudente se fija donde pisa. 16El sabio teme y se aparta del mal, el necio es insolente y se cree seguro. 17El impulsivo comete locuras, el reflexivo es paciente. 18La herencia de los simples es la necedad, los prudentes se coronan de ciencia. 19Los malvados se postrarán ante los buenos, los impíos ante las puertas del justo. 20Hasta su pariente detesta al pobre, pero el rico tiene muchos amigos. 21El que desprecia a su prójimo peca, dichoso el que se apiada de los pobres. 22Los que traman el mal se pierden, los que buscan el bien gozan de amor y fidelidad. 23Todo esfuerzo tiene recompensa, el mucho hablar lleva sólo a la miseria. 24Corona de los sabios es su saber, diadema de los necios, su torpeza. 25El testigo fiel salva vidas, el que dice mentiras es un impostor. 26El temor del Señor es refugio seguro, servirá a los hijos de defensa. 27El temor del Señor es fuente de vida, libra de los lazos de la muerte. 28Pueblo numeroso es gloria del rey; escasez de súbditos, ruina del príncipe. 29Quien tiene paciencia abunda en sensatez, quien se enoja con rapidez muestra torpeza. 30Un corazón pacífico es vida del cuerpo, la envidia carcome los huesos. 31El que oprime al desamparado ofende a su Hacedor, lo honra quien se apiada del necesitado. 32Por su propia maldad cae el malvado, el justo está seguro en su inocencia. 33En el corazón del sensato habita la sabiduría, entre los necios es desconocida. 34La justicia engrandece a una nación, el pecado es la ruina de los pueblos. 35El siervo inteligente gana el favor del rey, el tonto es objeto de su ira.

will be added

X\