Proverbios 13

1El hijo sabio ama la disciplina, el arrogante no hace caso de la corrección. 2El hombre de bien recoge el fruto de lo que dice, los perversos se alimentan de violencia. 3El que vigila sus palabras, guarda su vida; el que habla sin sentido, busca su ruina. 4Anhela el perezoso, pero nada logra; el deseo de los trabajadores queda satisfecho. 5El justo odia las palabras mentirosas, el malvado calumnia y deshonra. 6La rectitud protege al intachable, la maldad arruina al pecador. 7Hay quien se las da de rico y no tiene nada, hay quien pasa por pobre y tiene mucho. 8Al rico lo protegen sus riquezas, pero el pobre no escucha la amenaza. 9La luz de los justos brilla con fuerza, la lámpara del malvado se apaga. 10La insolencia produce rivalidades, la sabiduría acompaña a los que se dejan aconsejar. 11Riqueza rápida se esfuma, el que reúne poco a poco, se enriquece. 12Esperanza prolongada enferma el corazón, árbol de vida es el deseo satisfecho. 13El que desprecia la palabra se pierde, el que respeta el mandato está a salvo. 14La enseñanza del sabio es fuente de vida y libra de los lazos de la muerte. 15El buen sentido se gana favores, el camino del perverso acarrea destrucción. 16El sensato actúa con reflexión, el necio manifiesta su ignorancia. 17El mal mensajero hunde en la desgracia, el enviado fiel trae la salvación. 18Miseria y vergüenza a quien rechaza la advertencia, honor para el que acepta la corrección. 19Deseo cumplido es dulzura para el alma, apartarse del mal no agrada a los necios. 20Trata a los sabios y te harás sabio, frecuenta a los necios y acabarás mal. 21Al pecador lo persigue la desgracia, a los justos los acompaña el bien. 22El justo deja herencia incluso a sus nietos, el pecador acumula bienes para el justo. 23La tierra de los pobres produce mucho fruto, pero la falta de justicia hace que se pierda. 24El que no usa el castigo, odia a su hijo; el que lo ama, lo corrige a tiempo. 25El justo come hasta quedar satisfecho, el vientre del malvado sufre la escasez.

will be added

X\