Proverbios 12

1El que ama la reprensión ama el saber, el que odia la corrección es un estúpido. 2El justo alcanza el favor del Señor, el hombre perverso será condenado. 3No se mantiene estable el que se apoya en la maldad, los justos permanecen seguros. 4La mujer virtuosa es corona de su marido, la desvergonzada es carcoma de sus huesos. 5Los planes de los justos son rectos, las ideas de los malvados, traidoras. 6Las palabras de los malvados son trampa sangrienta, las de los rectos, causa de salvación. 7El malvado se hunde y desaparece, pero la casa de los justos sigue en pie. 8Se estima al hombre por su prudencia, pero el corazón perverso será despreciado. 9Más vale ser modesto y valerse a sí mismo, que ser presuntuoso y no tener pan. 10El justo se preocupa de su ganado, las entrañas de los malvados son crueles. 11El que cultiva su tierra, se hartará de pan; el que persigue ilusiones, es un necio. 12El refugio del malvado se quiebra como el barro, las raíces del justo están en tierra firme. 13Con sus palabras se enreda el malvado, el justo sale del aprieto. 14Del fruto de su boca se sacia el hombre, cada cual recibe según sus acciones. 15El necio piensa que su camino es recto, el sabio escucha los consejos. 16El necio manifiesta al instante su ira, el prudente disimula la ofensa. 17El que dice la verdad, proclama la justicia; el testigo falso, la mentira. 18El chismoso hiere como una espada, la lengua de los sabios es medicina. 19La palabra verdadera permanece por siempre, el discurso mentiroso, un instante tan sólo. 20Hay amargura en quienes traman el mal, alegría en quienes aconsejan la paz. 21Nada malo le pasará al justo, los malvados viven llenos de desgracias. 22El Señor aborrece los labios mentirosos, pero se complace en el hombre sincero. 23El hombre prudente oculta su ciencia, el corazón del necio pregona su ignorancia. 24La mano laboriosa conseguirá el mando, la perezosa tendrá que servir. 25La angustia deprime el corazón del hombre, una palabra buena lo llena de alegría. 26El justo se hace guía de su prójimo, el camino de los malvados lo pierde. 27El perezoso no caza nada para asar, la riqueza del hombre es el trabajo. 28En el sendero de la rectitud está la vida, el camino torcido conduce a la muerte.

will be added

X\