Filipenses 2

1Si de algo vale una advertencia hecha en nombre de Cristo, si de algo sirve una exhortación nacida del amor, si vivimos unidos en el Espíritu, si ustedes tienen un corazón compasivo, 2llénenme de alegría teniendo unos mismos sentimientos, compartiendo un mismo amor, viviendo en armonía y sintiendo lo mismo. 3No hagan nada por rivalidad o vanagloria; sean, por el contrario, humildes y consideren a los demás superiores a ustedes mismos. 4Que no busque cada uno su propio interés, sino el de los demás. 5Tengan, pues, los sentimientos que corresponden a quienes están unidos a Cristo Jesús. 6El cual, siendo de condición divina, no consideró codiciable el ser igual a Dios. 7Al contrario, se despojó de su grandeza, tomó la condición de esclavo y se hizo semejante a los hombres. Y en su condición de hombre, 8se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz. 9Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre, 10para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos, 11y toda lengua proclame que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. 12Así pues, hermanos queridos, ustedes que siempre me han obedecido, háganlo también ahora que estoy ausente, incluso con mayor empeño que si estuviera presente, y esfuércense con santo temor en lograr su salvación. 13Porque es Dios quien, más allá de la buena disposición de ustedes, realiza en ustedes el querer y el actuar. 14Háganlo todo sin murmuraciones ni discusiones. 15Serán así limpios e irreprochables; serán hijos de Dios sin mancha en medio de una generación mala y perversa, entre la cual deben brillar como antorchas en medio del mundo, 16manteniendo con firmeza la palabra de vida, para que el día en que Cristo se manifieste, pueda yo sentirme orgulloso de no haber corrido o trabajado inútilmente. 17Y aunque tuviera que ofrecerme en sacrificio al servicio de su fe, me alegraría y regocijaría con todos ustedes. 18Por lo mismo, alégrense también ustedes y regocíjense conmigo. 19Con la ayuda de Jesús, el Señor, espero poder enviarles pronto a Timoteo para que me animen las noticias que reciba de ustedes. 20Y es que no tengo a nadie que comparta tan íntima y sinceramente como él mis sentimientos y preocupación por ustedes. 21Todos buscan sus propios intereses, no los de Jesucristo; 22pero en el caso de Timoteo conocen su probada fidelidad y el servicio que ha prestado al evangelio, colaborando conmigo como un hijo que ayuda a su padre. 23Espero enviarlo a ustedes tan pronto como vea aclarada mi situación; 24aunque, con la ayuda del Señor, estoy convencido de que también yo los visitaré pronto. 25Entre tanto he creído necesario enviarles a Epafrodito, mi hermano y compañero de trabajos y fatigas, a quien ustedes enviaron para socorrerme en mis necesidades. 26No saben cuánto los extraña, y lo preocupado que está desde que se enteró de que han tenido noticias de su enfermedad. 27Efectivamente, ha estado enfermo, y a las puertas de la muerte; pero Dios ha tenido compasión de él, y no sólo de él, sino también de mí, no queriendo añadir más dolor a mi dolor. 28Por eso me he dado prisa en enviarlo a ustedes para que, al verlo de nuevo, se alegren y yo me sienta tranquilo. 29Recíbanlo con espíritu cristiano y llenos de alegría, y aprecien a los que son como él, 30pues por causa de Cristo ha estado a las puertas de la muerte y ha puesto su vida en peligro para ofrecerme la ayuda que ustedes no me podían dar.

will be added

X\