Números 8

1El Señor dijo a Moisés: 2–Di a Aarón: cuando pongas las lámparas en el candelabro, hazlo de manera que las siete alumbren hacia adelante. 3Aarón lo hizo así. Colocó las lámparas en la parte anterior del candelabro, como el Señor había ordenado a Moisés. 4El candelabro era de oro labrado, tanto el pie como los brazos. Moisés había mandado hacerlo conforme al modelo que el Señor le había mostrado en una visión. 5El Señor dijo a Moisés: 6–Separa a los levitas de en medio de Israel y purifícalos de acuerdo con el siguiente ritual: 7los rociarás con el agua de la purificación, y ellos se afeitarán todo el cuerpo, lavarán sus vestidos y se purificarán. 8Tomarán un novillo con la correspondiente ofrenda de la mejor harina amasada con aceite, y tú otro para el sacrificio por el pecado. 9Harás que se acerquen los levitas a la tienda del encuentro y convocarás a toda la comunidad de los israelitas, 10para que pongan las manos sobre los levitas cuando éstos se hallen ya en presencia del Señor. 11Aarón, en nombre de los hijos de Israel, presentará a los levitas ante el Señor mediante el rito del balanceo, y así entrarán al servicio del Señor. 12Los levitas pondrán sus manos sobre la cabeza de los novillos que tú ofrecerás al Señor por ellos, uno en sacrificio expiatorio y otro en holocausto. 13Colocarás a los levitas ante Aarón y sus hijos, y los ofrecerás al Señor mediante el rito del balanceo. 14Así separarás de en medio de Israel a los levitas, para que sean míos, 15y para que entren a servir en la tienda del encuentro, una vez que los hayas purificado y los hayas ofrecido mediante el rito del balanceo. 16Ellos serán como un don, pues me han sido donados de entre los israelitas. Yo me los he reservado en sustitución de todos los primogénitos de Israel. 17Y es que todos los primogénitos, sean hombres o animales, me pertenecen desde el día en que herí a todos los primogénitos de Egipto. 18Sin embargo, he tomado a los levitas en su lugar, 19y se los he dado a Aarón y a sus hijos como un don de parte de los israelitas, para que hagan el servicio por ellos en la tienda del encuentro, expíen por ellos, y no sean castigados por acercarse al santuario. 20Moisés, Aarón y toda la comunidad de Israel hicieron con los levitas lo que el Señor había ordenado a Moisés. 21Los levitas se purificaron, lavaron sus vestidos, y Aarón los ofreció mediante el rito del balanceo en presencia del Señor realizando el rito de expiación para purificarlos. 22Los levitas entraron así a prestar servicio en la tienda del encuentro en presencia de Aarón y sus hijos. Se hizo, pues, con los levitas, todo lo que el Señor había ordenado a Moisés. 23El Señor dijo a Moisés: 24–Estas son las disposiciones concernientes a los levitas: Entrarán a prestar su servicio en la tienda del encuentro a partir de los veinticinco años, 25y al cumplir los cincuenta cesarán en sus funciones y en sus servicios activos. 26Desde entonces se limitarán a ayudar a sus hermanos en el cuidado de la tienda del encuentro, pero no prestarán más servicios de responsabilidad. Estas son las disposiciones relativas al servicio de los levitas.

will be added

X\