Números 17

1El Señor dijo a Moisés: 2–Manda a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, que saque los incensarios de las cenizas, pues son santos, y que esparza las brasas. 3Con los incensarios de estos hombres, que pecaron a costa de sus vidas, hagan láminas para recubrir el altar, pues los incensarios fueron presentados ante el Señor y quedaron santificados; servirán de recuerdo a los hijos de Israel. 4Eleazar tomó los incensarios de cobre pertenecientes a los consumidos por el fuego, y los convirtió en láminas para recubrir el altar. 5Estas recuerdan a los israelitas que ningún profano, ajeno a la descendencia de Aarón, puede acercarse a ofrecer incienso en presencia del Señor, si no quiere que le suceda lo que a Coré y a sus seguidores, según lo ordenado por Dios a Moisés. 6Al día siguiente, toda la comunidad israelita murmuraba contra Moisés y Aarón diciendo: –Ustedes han aniquilado al pueblo del Señor. 7Como la asamblea estaba amotinada contra ellos, Moisés y Aarón fueron a la tienda del encuentro. La nube la cubrió y se manifestó la gloria del Señor. 8Se acercaron a la tienda del encuentro, 9y el Señor dijo a Moisés: 10–Aléjense de esta comunidad, pues la voy a destruir ahora mismo. 11Ellos se postraron rostro en tierra, y Moisés dijo a Aarón: –Toma el incensario, pon en él fuego del altar, echa incienso y vete corriendo hacia la comunidad para hacer la expiación por ella, pues ha salido ya la ira de la presencia del Señor y ha comenzado la matanza. 12Aarón tomó el incensario, según la orden de Moisés, y corrió hacia la asamblea, donde había comenzado la matanza; puso incienso, hizo la expiación por el pueblo, 13se situó entre los vivos y los muertos, y cesó el castigo. 14Las víctimas se elevaron a catorce mil setecientos, sin contar los muertos en el motín de Coré. 15Una vez que hubo pasado el castigo, regresó Aarón con Moisés a la tienda del encuentro. 16El Señor dijo a Moisés: 17–Manda que los hijos de Israel te traigan doce varas, una por cada tribu, enviadas por los jefes de cada una de las tribus, y escribe el nombre de éstos en sus respectivas varas. 18En cuanto a Aarón, escribe su nombre sobre la vara de Leví, pues sólo habrá una vara para cada cabeza de tribu. 19Las depositarás luego en la tienda del encuentro, delante de las tablas de la alianza que he hecho con ellos. 20El hombre cuya vara florezca será mi elegido; de esta manera cesarán las murmuraciones de los israelitas contra ustedes. 21Moisés se lo dijo a los israelitas, y cada uno de los jefes trajo su vara; doce varas en total, una por cada tribu. La vara de Aarón estaba entre las demás. 22Moisés las depositó delante del Señor, en la tienda del testimonio. 23Al día siguiente, cuando Moisés vino a la tienda del testimonio, la vara de Aarón, la de la tribu de Leví, había echado brotes, cogollos, flores y almendras. 24Moisés hizo retirar todas las varas de la presencia del Señor y se las mostró a los israelitas; éstos comprobaron lo ocurrido y cada uno tomó su vara. 25Entonces el Señor dijo a Moisés: –Vuelve a colocar la vara de Aarón delante de las tablas del testimonio y déjala allí como señal para los hijos rebeldes, para que cesen sus quejas contra mí y no mueran. 26Moisés hizo lo que el Señor le había ordenado. 27Los israelitas dijeron a Moisés: –¡Estamos perdidos; vamos a morir todos! 28El que se acerque a la morada del Señor perecerá. ¿Acaso tendremos que morir todos?

will be added

X\