Miqueas 4

1Al final de los tiempos estará firme el monte del templo del Señor, sobresaldrá sobre los montes, se elevará sobre las colinas. Hacia él confluirán todos los pueblos, 2vendrán naciones numerosas. Dirán: «Vengan, subamos al monte del Señor, al templo del Dios de Jacob: El nos enseñará sus caminos, e iremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor». 3El juzgará a pueblos numerosos, y será árbitro de naciones poderosas y lejanas. Convertirán sus espadas en arados, sus lanzas en podaderas. No levantará la espada nación contra nación, ni volverán a prepararse para la guerra, 4sino que cada cual se sentará bajo su parra y su higuera, sin que nadie lo inquiete. Lo ha dicho el Señor todopoderoso. 5Porque todos los pueblos caminan cada uno en nombre de su dios; pero nosotros caminamos en nombre del Señor nuestro Dios por siempre jamás. 6Aquel día, oráculo del Señor, yo recogeré a las ovejas cojas, reuniré a las extraviadas y a las que yo había maltratado. 7De las cojas haré un resto, de las alejadas una nación poderosa. Y el Señor reinará sobre ellos en el monte Sión desde ahora y para siempre. 8En cuanto a ti, torre del rebaño, fortaleza de Sión, recobrarás el poder de antes, la monarquía regresará a la ciudad de Jerusalén. 9Y ahora, ¿por qué das gritos? ¿Es que no tienes rey? ¿Ha muerto tu consejero y por eso te retuerces de dolor como una mujer que da a luz? 10Retuércete, ciudad de Sión, gime como una mujer en parto, como mujer que está dando a luz. Porque vas a salir de la ciudad, y tendrás que vivir en el campo. Irás hasta Babilonia, pero allí serás liberada, allí te rescatará el Señor del poder de tus enemigos. 11Ahora naciones numerosas se reúnen contra ti y dicen: «Que sea profanada, que nuestros ojos se recreen en la ruina de Sión». 12Pero ellos no conocen los pensamientos del Señor, no comprenden que en su proyecto los ha reunido para triturarlos como cosecha de trigo amontonada. 13Levántate y machácalos, ciudad de Sión; te daré cuernos de hierro, y pezuñas de bronce: triturarás a esos pueblos numerosos, consagrarás al Señor su botín y sus riquezas al dueño de toda la tierra. 14Y ahora prepárate para la guerra, guarnición de Jerusalén, pues nos cercan con trincheras, y golpean con varas la mejilla de los que gobiernan a Israel.

will be added

X\