Mateo 5

1Al ver tanta gente, Jesús subió a la montaña, se sentó, y se le acercaron sus discípulos. 2Entonces comenzó a enseñarles con estas palabras: 3Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. 4Dichosos los afligidos, porque Dios los consolará. 5Dichosos los humildes, porque heredarán la tierra. 6Dichosos los que tienen hambre y sed de hacer la voluntad de Dios, porque Dios los saciará. 7Dichosos los misericordiosos, porque Dios tendrá misericordia de ellos. 8Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 9Dichosos los que construyen la paz, porque Dios los llamará sus hijos. 10Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios, porque de ellos es el reino de los cielos. 11Dichosos serán ustedes cuando los injurien y los persigan, y digan contra ustedes toda clase de calumnias por causa mía. 12Alégrense y regocíjense, porque será grande su recompensa en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes. 13Ustedes son la sal de la tierra; pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se salará? Ya no sirve para nada, sino para tirarla fuera y que la pisen los hombres. 14Ustedes son la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de una montaña. 15Tampoco se enciende una lámpara de aceite para cubrirla con una vasija de barro; sino que se pone sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. 16Brille su luz delante de los hombres de modo que, al ver sus buenas obras, den gloria a su Padre que está en los cielos. 17No piensen que he venido a abolir las enseñanzas de la ley y los profetas; no he venido a abolirlas, sino a llevarlas hasta sus últimas consecuencias. 18Porque les aseguro que mientras duren el cielo y la tierra la más pequeña letra de la ley estará vigente hasta que todo se cumpla. 19Por eso, el que descuide uno de estos mandamientos más pequeños y enseñe a hacer lo mismo a los demás, será el más pequeño en el reino de los cielos. Pero el que los cumpla y enseñe, será grande en el reino de los cielos. 20Por eso les digo que si no son mejores que los maestros de la ley y los fariseos, ustedes no entrarán en el reino de los cielos. 21Han oído que se dijo a nuestros antepasados: No matarás; y el que mate será llevado a juicio. 22Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano será llevado a juicio; el que lo llame estúpido será llevado a juicio ante el Consejo de Ancianos, y el que lo llame imbécil será condenado al fuego que no se apaga. 23Así pues, si en el momento de llevar tu ofrenda al altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda ante el altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano; luego regresa y presenta tu ofrenda. 25Trata de ponerte de acuerdo con tu adversario mientras vas de camino con él; no sea que te entregue al juez, y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. 26Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo. 27Han oído que se dijo: No cometerás adulterio. 28Pero yo les digo que todo el que mira con malos deseos a una mujer ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. 29Por tanto, si tu ojo derecho es ocasión de pecado para ti, arráncatelo y arrójalo lejos de ti; te conviene más perder uno de tus miembros, que ser echado todo entero al fuego que no se apaga. 30Y si tu mano derecha es ocasión de pecado para ti, córtatela y arrójala lejos de ti; te conviene más perder uno de tus miembros, que ser arrojado todo entero al fuego que no se apaga. 31También se dijo: El que se separe de su mujer, que le dé un acta de divorcio. 32Pero yo les digo que todo el que se separa de su mujer, salvo en caso de unión ilegítima, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una separada, comete adulterio. 33También han oído que se dijo a nuestros antepasados: No jurarás en falso, sino que cumplirás lo que prometiste al Señor con juramento. 34Pero yo les digo que no juren en modo alguno; ni por el cielo, que es el trono de Dios; 35ni por la tierra, que es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del gran rey. 36Ni siquiera jures por tu cabeza, porque no puedes cambiar de color ni uno solo de tus cabellos. 37Que tu palabra sea sí, cuando es sí; y no, cuando es no. Lo que pasa de ahí, viene del maligno. 38Han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. 39Pero yo les digo que no enfrenten al que les hace mal; al contrario, a quien te abofetea en la mejilla derecha, preséntale también la otra; 40al que te demande para quitarte la túnica, dale también el manto; 41y al que te pida que lo acompañes mil pasos, ve con él dos mil. 42Da a quien te pida, y no des la espalda al que te pide prestado. 43Han oído que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. 44Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen. 45Así serán dignos hijos de su Padre del cielo, que hace salir el sol sobre buenos y malos, y manda la lluvia sobre justos e injustos. 46Porque, si aman a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen también eso los que recaudan impuestos para Roma? 47Y si saludan sólo a sus hermanos ¿qué hacen de más? ¿No hacen lo mismo los paganos? 48Ustedes sean perfectos, como el Padre celestial es perfecto.

will be added

X\