Marcos 16

1Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron perfumes para ir a embalsamar a Jesús. 2El primer día de la semana, muy de madrugada, a la salida del sol, fueron al sepulcro. 3Iban comentando: –¿Quién nos retirará la piedra de la entrada del sepulcro? 4Pero, al mirar, observaron que la piedra había sido ya retirada, y eso que era muy grande. 5Cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado a la derecha, que estaba vestido con una túnica blanca. Ellas se asustaron. 6Pero él les dijo: –No se asusten. Buscan a Jesús de Nazaret, el crucificado. Ha resucitado; no está aquí. Miren el lugar donde lo pusieron. 7Vayan, pues, a decir a sus discípulos y a Pedro: El va camino de Galilea; allí lo verán, tal como les dijo. 8Ellas salieron huyendo del sepulcro, llenas de temor y asombro, y no dijeron nada a nadie por el miedo que tenían. 9Jesús resucitó en la madrugada del primer día de la semana y se apareció en primer lugar a María Magdalena, de la que había expulsado siete demonios. 10Ella fue a comunicárselo a los que lo habían acompañado, que estaban tristes y seguían llorando. 11Ellos, a pesar de oír que estaba vivo y que ella lo había visto, no creyeron. 12Después de esto se apareció, con aspecto diferente, a dos de ellos que iban de camino hacia el campo. 13También ellos fueron a dar la noticia a los demás. Pero tampoco les creyeron. 14Por último, se apareció a los Once, cuando estaban a la mesa, y les reprochó su incredulidad y su terquedad, por no haber creído a quienes lo habían visto resucitado. 15Y les dijo: –Vayan por todo el mundo y proclamen la buena noticia a toda criatura. 16El que crea y se bautice, se salvará, pero el que no crea, se condenará. 17A los que crean, les acompañarán estas señales: expulsarán demonios en mi nombre, hablarán en lenguas nuevas, 18agarrarán serpientes con sus manos y, aunque beban veneno, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos sanarán. 19Después de hablarles, el Señor Jesús fue elevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios. 20Ellos salieron a predicar por todas partes, el Señor los asistía y confirmaba la palabra acompañándola con señales.]

will be added

X\