Lucas 3

1El año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, Herodes rey de Galilea, su hermano Filipo rey de Iturea y de la región Traconítida, y Lisanias rey de Abilene, 2en tiempos de los sumos sacerdotes Anás y Caifás, la palabra de Dios vino sobre Juan, el hijo de Zacarías, en el desierto. 3Y fue por toda la región del Jordán predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados, 4como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz del que grita en el desierto: preparen el camino al Señor; nivelen sus senderos; 5todo barranco será rellenado y toda montaña o colina será rebajada; los caminos torcidos se enderezarán y los desnivelados se rectificarán. 6Y todos verán la salvación de Dios. 7Decía a la gente que venía a ser bautizada por él: –Raza de víboras, ¿quién les enseñó a escapar del juicio inminente? 8Den frutos que prueben su conversión, y no anden diciendo: «­Somos descendientes de Abrahán». Porque les digo que Dios puede sacar de estas piedras descendientes de Abrahán. 9Ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto va a ser cortado y echado al fuego. 10La gente le preguntaba: –¿Qué tenemos que hacer? 11Y les contestaba: –El que tenga dos túnicas, dé una al que no tiene, y el que tenga comida compártala con el que no la tiene. 12Vinieron también a bautizarse algunos de los que recaudaban impuestos para Roma y le dijeron: –Maestro, ¿qué tenemos que hacer? 13El les respondió: –No exijan nada fuera de lo establecido. 14También los soldados le preguntaban: –¿Y nosotros qué tenemos que hacer? Juan les contestó: –A nadie extorsionen ni denuncien falsamente, y conténtense con su sueldo. 15El pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. 16Entonces Juan les dijo: –Yo los bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no soy digno de desatar la correa de sus sandalias. El los bautizará con Espíritu Santo y fuego. 17En su mano tiene la horquilla para separar el trigo de la paja y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con un fuego que no se apaga. 18Con estas y otras muchas exhortaciones anunciaba al pueblo la buena noticia. 19Pero el rey Herodes debido a sus relaciones con Herodías, la mujer de su hermano y a todos los crímenes que había cometido, era severamente censurado por Juan. 20Así que a todas sus maldades añadió Herodes la de encerrar a Juan en la cárcel. 21Un día cuando se bautizaba mucha gente, también Jesús se bautizó. Y mientras Jesús oraba se abrió el cielo, 22y el Espíritu Santo bajó sobre él en forma visible, como una paloma, y se oyó una voz que venía del cielo: –Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco. 23Cuando Jesús comenzó su ministerio, tenía unos treinta años y, en opinión de la gente, era hijo de José. Estos son sus ascendientes: Helí, 24Matat, Leví, Melquí, Janay, José, 25Matatías, Amós, Naún, Eslí, Nagay, 26Maat, Matatías, Semeín, Josec, Yodá, 27Joanán, Resá, Zorobabel, Salatiel, Nerí, 28Meljí, Addí, Kosán, Elmadán, Er, 29Jesús, Eliezer, Jorín, Matat, Leví, 30Simeón, Judá, José, Jonán, Eliakín, 31Meleá, Menná, Matazá, Natán, David, 32Jesé, Obed, Booz, Salá, Naasón, 33Aminadab, Admín, Arní, Esrón, Fares, Judá, 34Jacob, Isaac, Abrahán, Tara, Nacor, 35Seruc, Ragaú, Fálec, Eber, Salá, 36Cainán, Arfaxad, Sem, Noé, Lámec, 37Matusalén, Enoc, Járet, Maleleel, Cainán, 38Enós, Set, Adán, y Dios.

will be added

X\