Lucas 19

1Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. 2Había en ella un hombre llamado Zaqueo, jefe de los que recaudaban impuestos para Roma y rico; 3quería conocer a Jesús, pero como era bajo de estatura, no podía verlo a causa del gentío. 4Corriendo se adelantó y se subió a un árbol para verlo, porque iba a pasar por allí. 5Cuando Jesús llegó a aquel lugar, levantó los ojos y le dijo: –Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa. 6El bajó a toda prisa y lo recibió muy contento. 7Al ver esto, todos murmuraban y decían: –Se ha hospedado en casa de un pecador. 8Pero Zaqueo se puso en pie ante el Señor y le dijo: –Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres y, si engañé a alguno, le devolveré cuatro veces más. 9Jesús le dijo; –Hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues también éste es hijo de Abrahán. 10Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido. 11Mientras la gente lo escuchaba, les contó otra parábola, porque estaba cerca de Jerusalén, y ellos creían que el reino de Dios iba a manifestarse inmediatamente. 12Les dijo, pues: –Un hombre noble partió a un país lejano para ser coronado como rey y regresar después. 13Llamó a diez criados suyos y a cada uno le dio una importante cantidad de dinero diciéndoles: «­Hagan negocio mientras regreso». 14Pero sus conciudadanos lo odiaban y enviaron detrás de él una embajada a decir que no lo querían como rey. 15Cuando regresó, investido del poder real, mandó llamar a sus criados, a quienes había dado el dinero, para saber cómo había negociado cada uno. 16El primero se presentó y dijo: ­«Señor, tu dinero ha producido diez veces más». 17El dijo: «Muy bien, has sido un buen criado; puesto que has sido fiel en lo poco, recibe el gobierno de diez ciudades». 18Vino el segundo y dijo: «­Tu dinero, señor, ha producido cinco veces más». 19Y también a este le dijo: «­Tú recibirás el mando sobre cinco ciudades». 20Vino el otro y dijo: ­«Señor, aquí tienes tu dinero; lo he tenido guardado en un pañuelo, 21por temor a ti que eres un hombre exigente, pues recoges lo que no dejaste y quieres cosechar lo que no sembraste». 22El señor le contestó: ­«Eres un criado malo, y tus mismas palabras te condenan. ¿Sabías que soy exigente, que recojo lo que no dejé y cosecho lo que no sembré? 23Entonces, ¿por qué no depositaste mi dinero en el banco para que, al regresar, lo recuperara con los intereses?». 24Y dijo a los que estaban presentes: ­«Quítenle lo que le di y entréguenlo al que lo hizo producir diez veces más». 25Le dijeron: ­«Señor, ¡pero si ya tiene diez veces más!». 26Pues yo les digo: «­Al que tiene, se le dará, y al que no tiene, se le quitará incluso lo que tiene. 27En cuanto a mis enemigos, ésos que no me querían como rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia». 28Y dicho esto, Jesús siguió su camino, subiendo hacia Jerusalén. 29Al llegar cerca de Betfagé y de Betania, junto al monte llamado de los Olivos, envió a dos de sus discípulos 30con este encargo: –Vayan al poblado de enfrente. Al entrar, encontrarán un borrico atado, sobre el que nadie ha montado aún; desátenlo y tráiganlo. 31Y si alguien les pregunta por qué lo desatan, le dirán que el Señor lo necesita. 32Fueron los enviados y lo encontraron como Jesús les había dicho. 33Cuando estaban desatando el borrico, sus dueños les dijeron: –¿Por qué lo desatan? 34Ellos respondieron: –El Señor lo necesita. 35Ellos se lo llevaron a Jesús. Pusieron sus mantos sobre el borrico y ayudaron a Jesús para que se montara en él. 36Según iba avanzando, extendían sus mantos en el camino. 37Cuando ya se iba acercando a la bajada del monte de los Olivos, los discípulos de Jesús, que eran muchos, llenos de alegría, gritaban alabanzas a Dios por todos los milagros que habían visto. 38Decían: –Bendito el rey que viene en nombre del Señor. ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas! 39Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: –Maestro, reprende a tus discípulos. 40Pero Jesús respondió: –Les aseguro que si éstos callaran, empezarían a gritar las piedras. 41Cuando se fue acercando, al ver la ciudad, lloró por ella, 42y dijo: –¡Si en este día comprendieras tú también los caminos de la paz! Pero tus ojos siguen cerrados. 43Llegará un día en que tus enemigos te rodearán con trincheras, te cercarán y te atacarán por todas partes; 44te aplastarán a ti y a tus hijos dentro de tus murallas. No dejarán piedra sobre piedra en tu recinto, por no haber reconocido el momento en que Dios ha venido a salvarte. 45Jesús entró en el templo y comenzó a expulsar a los vendedores, 46diciéndoles: –Está escrito: Mi casa será casa de oración; pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones. 47Jesús enseñaba todos los días en el templo. Los jefes de los sacerdotes, los maestros de la ley y los principales del pueblo buscaban matarlo. 48Pero no encontraban el modo de hacerlo, porque el pueblo entero estaba escuchándolo, pendiente de su palabra.

will be added

X\