Levítico 7

1Este es el ritual del sacrificio de reparación. Es algo muy sagrado. 2La víctima será inmolada en el lugar de los holocaustos, y la sangre será derramada, rociando el altar por todos los lados. 3Ofrecerá toda la grasa: la cola, la grasa que recubre las entrañas, 4los riñones con la grasa que los envuelve, la que envuelve los lomos y la que está junto al hígado y los riñones. 5El sacerdote lo quemará sobre el altar como sacrificio ofrecido al Señor. Es un sacrificio de reparación. 6Todo sacerdote varón lo podrá comer; lo comerá en lugar sagrado, porque es algo muy sagrado. 7En el sacrificio de reparación la norma será la misma que en el sacrificio de expiación: La víctima será para el sacerdote que la haya ofrecido en expiación. 8La piel de la víctima presentada para ser ofrecida en holocausto será para el sacerdote que la ofrezca. 9Toda ofrenda preparada al horno, a la plancha o en cacerola, será también para el sacerdote que la ofrezca. 10Pero cualquier otra ofrenda, amasada con aceite o seca, será para todos los hijos de Aarón en partes iguales. 11Este es el ritual del sacrificio de comunión que se ofrece al Señor: 12Si alguien lo ofrece para acompañar a la acción de gracias, ofrecerá, además del sacrificio de acción de gracias, roscas sin levadura amasadas con aceite, bollos sin levadura untados de aceite, y harina de la mejor, amasada con aceite y preparada en forma de bollos. 13Presentará esta ofrenda junto con roscas de pan fermentado y con el sacrificio de comunión en acción de gracias. 14De cada ofrenda se reservará una porción como tributo al Señor, la cual será para el sacerdote que haya derramado la sangre del sacrificio de comunión. 15La carne del sacrificio de comunión en acción de gracias deberá comerse el día mismo en que se ofrece, sin dejar nada para el día siguiente. 16Si la víctima es ofrecida en cumplimiento de una promesa o como ofrenda voluntaria, se comerá también el mismo día, y lo que sobre al día siguiente. 17Si queda algo para el tercer día, será quemado. 18Si la carne del sacrificio de comunión se come al tercer día, no será grato el que lo ofrece; su ofrenda no será tenida en cuenta. Es cosa corrompida, y el que haya comido de ella cargará con las consecuencias de su falta. 19La carne que haya tocado algo impuro, sea lo que sea, no se podrá comer; deberá ser quemada. Todo el que esté puro podrá comer la carne, 20pero el que llegue a comer en estado de impureza la carne del sacrificio de comunión ofrecido al Señor, será excluido de su pueblo. 21El que coma de la carne del sacrificio de comunión ofrecido al Señor después de haber tocado algo impuro, sea hombre, animal o cualquier otra cosa, será excluido de su pueblo. 22El Señor dijo a Moisés: 23–Di a los israelitas: No comerán grasa de buey, ni de oveja ni de cabra. 24La grasa de un animal muerto o destrozado podrán emplearla para cualquier uso, pero jamás comerla. 25El que coma grasa de los animales que se ofrecen en honor del Señor, será excluido de su pueblo. 26En ninguna de sus poblaciones comerán sangre ni de ave ni de otro animal. 27Quien coma sangre, de cualquier clase que sea, será excluido de su pueblo. 28El Señor dijo a Moisés: 29–Di a los israelitas: El que ofrezca al Señor un sacrificio de comunión, presentará como ofrenda una parte de su sacrificio. 30Presentará con sus propias manos lo que se ha de ofrecer en honor del Señor: La grasa y el pecho, para que sea consagrado por el rito del balanceo ante el Señor. 31El sacerdote quemará la grasa sobre el altar, y el pecho será para Aarón y sus hijos. 32Darán al sacerdote la pierna derecha, como tributo tomado de sus sacrificios de comunión; 33la pierna pertenecerá al hijo de Aarón que haya ofrecido la grasa y la sangre del sacrificio de comunión, 34porque yo retengo de los sacrificios de comunión de los israelitas el pecho sometido al rito del balanceo y la pierna reservada, para dárselos al sacerdote Aarón y a sus hijos. Es una ley perpetua, que observarán los israelitas. 35Esa es la parte de Aarón y de sus hijos sobre los sacrificios ofrecidos en honor del Señor desde el día en que fueron presentados para ejercer el sacerdocio; 36eso es lo que el Señor ordenó que los israelitas dieran a los sacerdotes desde el día de su unción. Es ley perpetua para ellos y sus descendientes. 37Este es el ritual del holocausto, de la ofrenda, del sacrificio de expiación, del sacrificio de reparación, de la consagración y del sacrificio de comunión; 38esto es lo que el Señor prescribió a Moisés en la montaña del Sinaí, el día que ordenó a los israelitas en el desierto de Sinaí presentar sus ofrendas al Señor.

will be added

X\