Levítico 6

1El Señor dijo a Moisés: 2–Da estas órdenes a Aarón y a sus hijos: El ritual del holocausto será éste: el holocausto quedará sobre las brasas del altar toda la noche hasta la mañana, consumiéndose sobre el fuego del altar. 3El sacerdote, vestido con la túnica y los calzones de lino, quitará la ceniza del fuego que ha consumido el holocausto sobre el altar y la depositará a un lado del altar. 4Se cambiará luego las vestiduras y llevará la ceniza fuera del campamento a un lugar puro. 5El fuego permanecerá siempre encendido sobre el altar, sin apagarse, y cada mañana el sacerdote añadirá nueva leña, pondrá encima el holocausto y quemará la grasa de los sacrificios de comunión. 6Un fuego permanente arderá sobre el altar sin apagarse jamás. 7Este es el ritual de la ofrenda vegetal: Los hijos de Aarón la ofrecerán al Señor ante el altar. 8Uno de ellos tomará un puñado de la mejor harina con el aceite correspondiente y con todo el incienso, y lo quemará sobre el altar como ofrenda de aroma agradable al Señor. 9Aarón y sus hijos comerán el resto sin levadura en lugar sagrado, dentro del atrio de la tienda del encuentro. 10Lo prepararán sin levadura. Se lo asigno yo como participación en mis ofrendas. Es una porción sagrada como el sacrificio de expiación y el sacrificio de reparación. 11Todos los varones entre los hijos de Aarón lo podrán comer. Es una ley perpetua para ustedes y sus descendientes. Todo cuanto entre en contacto con la ofrenda quedará consagrado. 12El Señor dijo a Moisés: 13–Esta es la ofrenda que harán Aarón y sus hijos al Señor el día de su consagración: unos cuatro kilos de la mejor harina como ofrenda perpetua, la mitad por la mañana y la mitad por la tarde. 14Será preparada a la plancha, con aceite; la traerás bien amasada, la partirás en trozos y la ofrecerás como aroma agradable al Señor. 15Será presentada por cualquiera de los descendientes de Aarón que le suceda como sacerdote consagrado. Es una ley perpetua: todo debe ser quemado en honor del Señor. 16Esta ofrenda del sacerdote será enteramente quemada; no se comerá nada. 17El Señor dijo a Moisés: 18–Di a Aarón y a sus hijos. El ritual del sacrificio de expiación será éste: la víctima será inmolada en presencia del Señor en el lugar de los holocaustos. Es algo muy sagrado. 19La comerá el sacerdote que ha ofrecido el sacrificio de expiación; la comerá en lugar sagrado, dentro del atrio de la tienda del encuentro. 20Todo cuanto entre en contacto con la carne quedará consagrado. Si la sangre salpica alguna vestidura, ésta será lavada en lugar sagrado. 21Si la vasija donde ha sido preparada es de barro, se romperá, y si es de bronce, será limpiada y lavada con agua. 22Todo sacerdote varón lo podrá comer. Es algo muy sagrado. 23Pero no se podrá comer ningún sacrificio de expiación, cuya sangre haya sido introducida en la tienda del encuentro para hacer la expiación en el santuario; tal sacrificio será quemado.

will be added

X\